DE QUÉ GOBERNABILIDAD ESTAMOS HABLANDO EN GUATEMALA

ESCANDALOS Y GOBERNABILIDAD

Por Miguel Ángel Sandoval

Los escándalos políticos en nuestro país ocurren en una sucesión sin descanso. Pero de la misma manera, pasan todos al olvido en una o dos semanas, no más. Hace apenas unos días, el 14 de enero se produjo el escándalo de la harina, talco o cal. Medio mundo dijo algo, se pronuncio a favor o en contra, pero hoy, nadie se acuerda de las chicas que todavía se encuentran en prisión y el supuesto animador o titiritero, sigue en fuga. No sabemos, además, que paso con los autores intelectuales, ni si es cierto o no que fue un acto planeado por la oposición política o por fuerzas internas encontradas en el propio aparato de gobierno.

A continuación o de manera simultánea, hubo el escándalo de la deuda por la vía de bonos para financiar un presupuesto sin orden ni concierto. Es otro escándalo que está a punto de olvido.

Más reciente, la actuación ilegal de la Corte de Constitucionalidad que de un plumazo recorto el periodo de la fiscal Claudia Paz y Paz, en una decisión llena de sombras, ilegalidades, mentiras, impunidad. Todo en medio de una ola de indignación que traspaso fronteras y que dio lugar que el aliado principal de este gobierno, los EEUU, manifestara su desacuerdo con esa forma de actuación de la CC y expresara su apoyo firme a la fiscal defenestrada.

Hay otros escándalos menores o que no han llegado a ocupar la atención como los señalados. Uno de ellos se encuentra en las comisiones de postulación para el Tribunal Supremo Electoral-TSE- y ahora para el Ministerio Publico –MP- . En el caso del TSE, se sabe de abogados expertos en cualquier cosa menos en temas de orden político. Al grado que en este caso la ética no cuenta como una de las exigencias para los futuros magistrados. Quien sabe que es lo que van a hacer con los cargos.

Mientras tanto, la reforma a la ley electoral y de partidos políticos duerme el sueño de los justos.

En pocas palabras, son temas graves que no pueden quedar en el olvido como de costumbre. En ellos va la gobernabilidad democrática de nuestro país. En otros términos, no podemos permitir que cada uno de los temas señalados en estas líneas y otros que sin mencionar siga sin solución.

Es necesario entender que la acumulación de problemas que desembocan en escándalos, y que siguen sin resolverse, solo anuncia tempestades políticas sin solución, crisis de gobernabilidad que mas tarde o temprano pueden mandar por la puerta de 994874_10201526208939189_323445680_nla cocina, la endeble democracia que en la actualidad existe en Guatemala.

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas