¡A mi bebé se le cae el pelo!

  • BEBE
  • Muchos padres se inquietan al observar cómo su recién nacido va perdiendo el pelo día tras día hasta quedarse completamente calvo. Es algo normal para lo que sólo queda tener paciencia y esperar a que crezca el cabello definitivo.

El cabello con el que nacen los bebés suele cambiar con el paso de los meses. De hecho, hasta que transcurre el primer año de vida del recién nacido no se puede considerar que su pelo sea el definitivo. Puede que tenga el cabello rubio o rizado, negro y de pincho, que, sin embargo, no será su imagen para  siempre. 

El vello con el que nacen algunos bebés es fino y suave, denominado lanugo, normalmente se pierde en la semana 38 de gestación, pero en algunos bebés permanece después del parto, incluso recubre otras partes de su cuerpo como los brazos, la espalda o las orejas.

Así, del mismo modo que se cae el lanugo de los hombros, sucede en la cabeza, lo que supone una sorpresa inquietante para muchos padres que ven cómo la almohada de su recién nacido se llena de cabellos mientras que en su cabecita comienzan a aparecer calvas, coincidiendo con las zonas de mayor fricción.

Con la caída de este vello inicial, los bebés pueden quedarse completamente sin pelo y permanecer así hasta el primer año de vida. Es algo normal que no debe apurar a los padres, ya que poco a poco irá apareciendo el pelo definitivo. De hecho, aunque tenga pelo éste se puede oscurecer o aclarar con el paso de los meses.

Durante la transición entre el lanugo y el cabello definitivo, pueden aparecer escamas blanquecinas o costras de un tono más amarilloEs la costra láctea y no hay que intentar despegarla, sino mantener una buena higiene y una hidratación adecuada del cuero cabelludo, ya que también es algo que desaparece poco a poco sin necesidad de tratamiento.

El pelo pasa por dos etapas en su desarrollo: la de crecimiento y la de reposo. En la etapa de crecimiento, que dura unos tres años, es cuando el pelo nace y va creciendo. Durante la de reposo, que es de unos tres meses, el cabello permanece en el folículo hasta que comienza a crecer uno nuevo y el que estaba en reposo cae.

Sin embargo, los cambios hormonales que sufren los bebés tras su nacimiento pueden también hacer que el pelo deje de crecer durante un tiempo, de ahí, que caiga el cabello sin que nazca aún el nuevo. Lo mismo les sucede a muchas madres tras dar a luz, sin embargo, todo vuelve a la normalidad cuando se estabilizan los niveles hormonales tanto en el bebé como en la madre. 

¿Qué podemos hacer?

Respecto a la caída del cabello de tu bebé no hay nada que hacer. Es algo natural, a tu bebé le crecerá su cabello definitivo y será entonces cuando tendrás que procurarle los cuidados capilares. Lo único que hay que tener en cuenta, tanto si tu bebé tiene pelo como si no, es mantener una correcta higiene y cuidar la temperatura corporal del bebé, todo cuestiones que tienen que ver con la salud y no con la estética.

Lo aconsejable es no cortarle el pelo al recién nacido hasta que le crezca el definitivo, ya que podría hacer que el pequeño perdiera calor corporal. Por su parte, si al bebé le crece pronto cabello fuerte y abundante sí hay que cortárselo periódicamente para que no sude mucho, especialmente en verano, ya que podrían aparecer erupciones o resfriarse por el enfriamiento del sudor.

En general hay que lavarle la cabecita al bebé en todos los caso y luego cubrirle la cabeza para que no se enfríe. Aunque no es necesario utilizar champú todos los días, sino lavar con cuidado con un producto específico para bebés o sólo con agua.

Fuente  MUJERHOY.COM-JOAQUINA DUEÑAS

 

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *