Pueblos originarios, ex insurgentes y militares retirados hablan durante 6 horas sobre refundar el Estado

20160516_142317

La ciudad de Panamá se convirtió en un lugar donde ex guerrilleros, militares retirados y representantes de distintas comunidades del país ventilaran sus divergencias históricas.

Al principio hubo tensión. No es para menos, comunidades que sufrieron los combates entre la izquierda, representada por la guerrilla y la derecha representada por el ejército, recordaban algunos episodios que han causado que el jarrón que se rompió, como lo dijo una de las participantes, «aunque en parte restaurado tiene fisuras que recuerdan que algo grave pasó en el país».  Un ex militar discapacitado contó como perdió la pierna luego que un insurgente colocara una bomba.   Esas frases encierran grandes recuerdos que marcan las existencias y esas existencias son las que hoy circularon en el salón evolution de un hotel panameño. Una coincidencia que el lugar donde se celebró el acto quiera decir en español evolución.

Esas reuniones no son sencillas. Ventilar la historia no solo  de 36 años atrás sino de hace 5 siglos provoca resquemor entre ladinos y miembros de los pueblos originarios, entre ejército y guerrilla, pero son necesarias que sucedan para entrar a una catarsis que funciona mejor si hay madurez de todos los grupos involucrados.

Cada uno con su cosmovisión escuchaba como uno a uno de los participantes exponía su manera de ver a una Guatemala «La terminología que utilizan los ladinos no son los mismos que utilizamos los pueblos originarios» sentenciaba un representante de Totonicapán, cuando se hablaba de un tema sensible: la justicia. «ustedes (los ladinos) piensan en español, hacen las cosas en español, con método español el cual no es el nuestro»,  el participante  recuerda como en el 2013, un grupo de activistas de derechos humanos ante la Corte de Constitucionalidad tuvo una audiencia pública y su disertación fue en idioma maya. La CC no entendió. Los analfabetas no eran los ciudadanos ancestrales, era la alta corte.

Su afirmación de sujetos históricos  se basa en que existen antes que el estado naciera,  «son dueños de un territorio que se los arrebataron»- reclamaban. 

20160516_142334

Todas las secuelas que sufrieron todos, causan contradicciones que en el salón de hotel se pusieron sobre la mesa. Coinciden en  Refundar el Estado, pero cada uno tiene su punto de vista de como hacerlo. Una mujer indígena afirma que «esos principios deben salir de la población, pues no pueden refundar el Estado las personas que han violado los derechos humanos, los politiqueros de siempre y las fuerzas armadas de siempre que están al servicio de unos cuantos que sirven al país».

Un ex alcalde indígena rememora como  haber participado en el grupo guerrillero EGP, provocó que solo obtuviera el sexto grado. Abrirse camino en la vida con poca educación fue sumamente difícil.  Los militares se definen abandonados por el Estado y llaman a ser un solo pueblo.

Los jóvenes también hablaron. Ellos quieren un nuevo estado pero reclaman porque «no nos toman en cuenta» según  un joven de Sololá. Todas las opiniones se escucharon en aquel lugar

20160516_142238

El facilitador del diálogo fue el ex Presidente Jorge serrano Elías quien recordó como cuando se juntó con uno de los grupos de insurgentes le aclararon que ellos no dispararon al helicóptero en el que se transportaba.  La respuesta  de Serrano fue «mirá vamos dejando eso en el pasado, gracias a Dios vos y yo estamos vivos, ahora debemos buscar una forma de caminar al futuro». 

Es difícil resumir 6 horas de diálogo, talvez es más fácil y mejor vivirlo. Algo es indiscutible: el encuentro en Panamá es histórico.

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas