Adiós a la resequedad en codos, rodillas y talones

1_3003

Excusas hay muchas. Que el frío, que la textura grasa que deja la crema y su demora en absorberse, y así van pasando las semanas… nadie las ve así que no hay de qué preocuparse. Hasta que el sol aparece y entonces es necesario tomar medidas urgentes. Si la piel no se humecta, se reseca y no se puede lucir sin sentir vergüenza.Los codos, las rodillas y los talones, las partes más olvidadas en invierno y que además suelen ser las más duras y ásperas, adquieren protagonismo a medida que el verano se acerca.La cosmiatra de la Clínica MOE y representante para Chile de la línea cosmecéutica profesional Murad, María Olga Estrada, les llama ‘zonas bisagra’ porque “la piel en esas zonas debe expandirse y contraerse por las extensiones, por esa razón hay más piel que al retraerse se ve rugosa y más oscura. Además son sectores de roce, lo que estimula la producción de melanina, que las oscurece”.

Siempre humecte


Aunque suene obvio, se olvida. “En el invierno se tiende a resecar la piel, por nuestro clima seco y la tendencia a darse duchas más largas y calientes. Es por ello que se hace necesario usar humectantes”, explica Katherine Barría, dermatóloga de la Clínica Alemana. Para talones, codos y rodillas se hace necesario utilizar cremas de textura más grasa y frotarlas hasta que penetren por completo en la piel.

Para codos


La piel de los codos, además de resecarse por la falta de humectación, suele oscurecerse debido al roce con la ropa. Para revertir esto hay que lubricarlos todos los días, especialmente después de la ducha. “Frotarse un limón partido, aclara y suaviza. Si al limón le ponemos azúcar, nos exfolia suavemente”, propone María Olga Estrada como una alternativa para hacer en casa a cualquier hora del día. Recomienda aplicar una crema de textura untuosa para finalizar.

Para rodillas


Al igual que los codos, las rodillas tienden a oscurecerse por ser zonas con poca lubricación. La técnica con el limón también es efectiva en ellas. Cualquier crema o gel que contenga ácido glicólico, que es un excelente humectante y exfoliante natural, ayudará a devolverles una apariencia sana y bonita.

Para talones


Lo ideal es usar una crema humectante con urea, compuesto que impide la pérdida de agua. Se puede hacer después de la ducha, cuidando de secar bien los pies porque así se evita la aparición de los indeseados hongos. “En la noche puedes aplicar vaselina, envolver tus pies en bolsas plásticas y encima calcetines”, propone Estrada. En el mercado se pueden conseguir calcetines antisépticos desechables, aunque también sirve cualquiera que se tenga en el clóset. Si se quiere algún tipo de tratamiento en un centro especializado, el de parafina es ideal porque humecta las capas profundas de la piel, aumentando el flujo sanguíneo y rejuveneciéndola.

Exfoliación de codos, rodillas y talones


“La exfoliación es necesaria en todo el cuerpo, al menos una vez cada diez días. En estas zonas rugosas la recomiendo dos veces a la semana. Aunque eso dependerá del tipo de piel y del producto exfoliante”, aconseja María Olga Estrada.

¿Sirve la piedra pómez?


Liviana y porosa, la conocida piedra pómez es en realidad un tipo de roca volcánica. Se ha utilizado durante años como método de exfoliación, e incluso de depilación. “Hoy están en desuso, pues existen elementos más amables, desde productos cosméticos hasta limas”, explica María Olga Estrada. Sirve cualquier exfoliante que haya en el mercado, una buena opción son los bloques pulidores que se utilizan para la manicure. Un factor a considerar es que la piel, cuando se siente agredida, tiende a protegerse y se vuelve más gruesa. Es por esa razón que la exfoliación debe ser sumamente cuidadosa, mucha fricción no es buena. Para eliminar durezas y callosidades en los pies se puede recurrir a la piedra pómez solo una vez a la semana; teniendo en cuenta que los pies se deben remojar antes en agua tibia, para luego jabonarlos -de preferencia, con un jabón de pH neutro- y con la piedra pómez humedecida frotar con movimientos suaves y circulares.

fUENTE MUJER LA TERCERA

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas