Publicado en: Vie, Jun 29th, 2018

4 temas polémicos que pueden cambiar en EE.UU. con una Corte Suprema que gire a la derecha tras el retiro del juez moderado Anthony Kennedy

Anthony Kennedy ha tenido el voto determinante en las decisiones más difíciles de la Corte Suprema de Estados Unidos durante los últimos 30 años pero, a partir del próximo 31 de julio, ya no lo tendrá más.

El juez anunció que se retiraba esta semana y con su partida se abre la puerta a la consolidación en ese tribunal de una mayoría de jueces conservadores.

Aunque fue postulado como miembro del máximo tribunal por el presidente republicano Ronald Reagan, las posiciones de este magistrado siempre han oscilado entre el conservadurismo y el liberalismo.

Como consecuencia de ello, Kennedy se ubicó en lo que se considera como elcentro ideológico de la Corte Supremaen la actualidad comparte responsabilidades con cuatro magistrados que votan de forma consistente por decisiones más conservadoras y otros cuatro que lo hacen por sentencias más progresistas, lo que dejó a Kennedy con el voto clave en las cuestiones más polémicas.

Tras el anuncio de su retiro, el presidente Donald Trump anunció que de inmediato pondrá en marcha el proceso para sustituirlo y todas las miradas están puestas en quién será el elegido.

Como estos nombramientos tienen carácter vitalicio, la consolidación de una mayoría conservadora en el máximo tribunal de Estados Unidos puede marcar la orientación de sus decisiones durante una generación.

Magistrados de la Corte Suprema de Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa Corte Suprema de Justicia tiene la voz final sobre la interpretación de la Constitución en Estados Unidos.

BBC Mundo te presenta cuatro temas importantes en los cuales la posición del magistrado Anthony Kennedy marcó una diferencia fundamental en el país y cuya interpretación legal podría cambiar una vez que sea nombrado su sucesor.

1. Aborto

Poco después de que el magistrado Kennedy anunciara su jubilación, el analista especializado en la Corte Suprema Jeffery Tobin publicó un tuit en el que afirmaba que “el aborto será ilegal en 20 estados en 18 meses”.

Su comentario indicaba un temor: la creencia de que el nuevo juez que se incorpore al Supremo apoyará revertir la sentencia del caso Roe versus Wade, un fallo de 1973 mediante el cual se legalizó el aborto en todo Estados Unidos.

Quienes se oponen a esta práctica llevan décadas intentando reducir las amplias garantías constitucionales otorgadas por ese fallo y ahora, sin Kennedy, podrían hallar su oportunidad.

En 1992, cuando Kennedy estaba en sus primeros años como magistrado, la corte revisó una serie de restricciones impuestas en Pensilvania sobre el aborto en el caso Planned Parenthood contra Casey, por lo que hubo la oportunidad de reducir drásticamente el derecho al aborto.

Según se informó entonces, Kennedy inicialmente se alineó con los jueces más conservadores pero al final redactó un voto junto con otros dos magistrados en el que ratificó el derecho de la mujer a abortar hasta antes de que el feto sea viable.

Protesta de grupos contrarios al aborto ante la Corte Suprema de Justicia.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPese a que fue declarado constitucional hace 45 años, el tema del aborto sigue siendo un tema de fuerte debate en Estados Unidos.

Desde entonces, con frecuencia Kennedy se puso del lado de los defensores del aborto en el tribunal.

El caso más reciente se produjo el año pasado cuando, junto a los cuatro magistrados de tendencia progresista, Kennedy votó contra una ley de Texasque limitaba a las clínicas en las que se practican abortos y a los médicos que los realizan.

Es probable que la Corte Suprema discuta pronto otro caso sobre este tema, pues existe una ley en Iowa que prohíbe abortar si ya se ha detectado el primer latido del corazón del feto, alrededor de las seis semanas de embarazo.

Esta norma se encuentra paralizada a la espera de ser impugnada en los tribunales por los grupos defensores del aborto.

“Como mínimo, una corte sin Kennedy podría respaldar la constitucionalidad de las regulaciones en los estados que, en la práctica, imposibilitan el aborto en numerosas partes del país, donde sólo un puñado de clínicas trabajan en la actualidad”, advierte el periodista de la BBC en Washington Anthony Zurcher.

2. Derechos de los homosexuales

Uno de los asuntos por los que probablemente el magistrado Kennedy será recordado es por los casos relacionados con los derechos de los homosexuales.

La Casa Blanca fue iluminada con los colores del arcoiris cuando la Corte Suprema de Justicia declaró la constitucionalidad del matrimonio homosexual.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa Casa Blanca fue iluminada con los colores del arcoiris cuando la Corte Suprema de Justicia declaró legal el matrimonio homosexual.

En 1996, el juez apoyó la derogación de unas ordenanzas que discriminaban a los gais en Colorado.

En 2003, fue el autor de un fallo que declaró inconstitucional una ley de Texas que consideraba ilegal las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

Pero, probablemente, su decisión más famosa fue la que permitió en 2015 la legalización del matrimonio homosexual en todo el país.

En esa sentencia, Kennedy concluyó que el matrimonio “permite a dos personas hallar una vida que no podrían hallar solos” y que la Constitución garantiza a las parejas gay el derecho a tener “igual consideración ante la ley”.

Esa decisión fue tomada en una votación 5 a 4 y, aunque una nueva mayoría conservadora en el Supremo podría no revertirla directamente, “sí podría dar pasospara permitir que individuos y empresas” le nieguen sus derechos civiles a los gais y las parejas homosexuales, sobre la base de sus creencias religiosas, incide Zurcher.

3. Pena de muerte

La Corte Suprema de Estados Unidos estableció la constitucionalidad de la pena de muerte en una sentencia de 1976.

Durante sus años como magistrado, Kennedy no cuestionó ese precedente pero se ha alineado de forma consistente con los jueces que han establecido limitaciones sobre quienes pueden ser ejecutados y bajo qué circunstancias.

Protesta contra la pena de muerte.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAunque la aplicación de la pena de muerte se ha visto progresivamente limitada, sigue siendo considerada constitucional.

En 2002, se sumó a una sentencia que prohibía la ejecución de quienes sufrían discapacidades intelectuales y, en 2005, escribió una sentencia apoyada por un voto mayoritario estableciendo la inconstitucionalidad de la aplicación de la pena capital a menores de 18 años.

Finalmente, en 2014 fue el autor de un fallo mayoritario que limitaba la capacidad de los estados para determinar quién es y quién no es capaz mentalmente.

Últimamente, se especuló sobre la posibilidad de que la Corte Suprema siguiera esta tendencia y virará hasta el punto de considerar que la pena capital constituye en todos los casos “un castigo cruel e inusual”, prohibido en la octava enmienda de la Constitución, comenta el periodista de la BBC en Washington especializado en política.

Sin embargo, ahora “es muy probable que el nuevo magistrado que proponga Trump para sustituir a Kennedy ponga fin a esta tendencia”.

4. Discriminación positiva

Durante años, la capacidad de las universidades públicas en Estados Unidos de tomar en consideración la raza y las características étnicas con miras a crear un cuerpo estudiantil diverso ha sido un terreno inestable.

La “discriminación positiva”, una práctica instaurada desde la década de los 1960 para favorecer la inclusión y el avance de las minorías, ha enfrentado crecientes desafíos en los últimos tiempos.

Protesta contra la discriminación positiva.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUn grupo de estudiantes de origen asiático han demandado a sus universidades por creer que aplican cuotas de ingreso étnico que les perjudican.

El magistrado Kennedy se ha opuesto a cualquier mecanismo que conceda ventajas a un individuo para ser admitido en estos centros de estudio únicamente sobre la base de sus características raciales.

No obstante, en 2016 redactó una decisión -aprobada solamente en una votación 5 a 4- en la que respaldaba un mecanismo de la Universidad de Texas para tomar en cuenta la raza del solicitante junto a otros elementos en el proceso de admisión de nuevos alumnos.

La decisión se enmarcó en una delicada frontera legalpues permitía a las universidades públicas diseñar políticas que favorecieran tener un cuerpo estudiantil más diverso pero evitando fijar cuotas o tomar otras medidas directas.

Se trata de una frontera que otros magistrados conservadores no se han mostrado interesados en respetar.

Ahora, si cuentan con otro voto más a su favor, los conservadores pueden tener otra puerta abierta.

Ese “tal vez” a la discriminación positiva que favoreció Kennedy puede convertirse en un “no” firme y definitivo, augura el periodista especializado en política.

Ir a la barra de herramientas