Mamá de Felipe Gómez Alonso: “Quiero ver aunque sea el rostro de mi hijo y enterrarlo aquí en la comunidad”

Por Redacción LNG/entrevista por periodista Daniel Méndez)

Doña Catalina Alonso Pérez está desolada. No habla español y tiene a su último hijo en brazos, sus otros dos hijos y una hijastra, la más grande, la acompañan. Los pequeños no saben lo que sucede. Ella habla e insiste todo el tiempo en querer ver a su hijo

La familia vive en una casa hecha de madera donde se cuela el frío de Huehuetenango. En un mismo lugar cocinan y duermen. Lo único moderno allí son unas sillas plásticas. Ella salió a la puerta de la casa y explicó porque su esposo y pequeño hijo decidieron irse a los Estados: “Por necesidad y por tanta pobreza que hay en mi casa, mi esposo tuvo que viajar, si tuviéramos todo no estuviéramos haciendo esto”.  La tristeza invade a doña Catalina: “Me siento triste por la perdida de mi hijo,  no sé dónde se quedó ni como fue, yo quiero que mi hijo regrese. Quiero enterrarlo. Eso me va a tranquilizar”  dice sin derramar una lágrima pero con el rostro desencajado.

Si con su esposo la situación era difícil, ahora sin él, está peor: “Ahora que mi esposo está en Estados Unidos detenido, no tengo dinero. Necesito maíz, frijol, azúcar, yo sola estoy buscando como hago para encontrar algo para sobrevivir”.

Doña Catalina no le pide dinero a los gobiernos de Estados Unidos ni de Guatemala. Ella solo quiere ver a Felipe por última vez: “Pido a las autoridades que el cuerpo de mi hijo regrese, yo necesito y quiero verlo, que me lo traigan aquí a la aldea porque no tengo dinero para viajar. Quiero ver aunque sea el rostro de mi hijo y enterrarlo aquí en la comunidad”. La mirada de doña Catalina está más pérdida que cuando vio a su pequeño partir.

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas