Plan migratorio de Trump: cuáles son los principales cambios que propone el presidente de Estados Unidos

Un nuevo sistema basado en los «méritos», que prioriza a candidatos altamente cualificados y con buen inglés, en detrimento de aquellos que tienen familia en el país.

Son algunos detalles del proyecto presentado por Trump este jueves para gestionar la inmigración en Estados Unidos, que incluye una nueva visa y está orientado a los trabajadores cualificados.

«Nuestro plan incluye una modernización de nuestro proceso de inmigración legal, que es totalmente disfuncional«, manifestó Trump en la Casa Blanca.

El programa, según el mandatario, cumple con dos objetivos cruciales: «garantizar la seguridad de la frontera y detener la inmigración ilegal, y atraer a los mejores (inmigrantes) y los más brillantes».

El programa ha sido impulsado por el yerno y asesor de Trump Jared Kushner y algunos de sus principales puntos son:

  • Fondos para la frontera: el presidente anunció que se creará un fondo fiduciario permanente, que se sostendrá gracias a «las tasas y las ganancias» generadas en las fronteras. Además, se construirá parte de su famoso muro en «ubicaciones» consideradas prioritarias.
  • Nuevos requisitos: se juzgará a los inmigrantes por sus cualificaciones profesionales, dominio del inglés, ofertas de trabajo o edad.
  • Los inmigrantes deberán someterse a una prueba de «civismo».
  • Una nueva «visa»: el visado «Construye Estados Unidos» para inmigrantes cualificados, facilitando su entrada a EE.UU. en base a un sistema de puntos.
  • Cambios en las «green cards«: el presidente propone cambiar el sistema por el que se conceden las residencias permanentes, aunque no reducir su número. Se priorizará su adjudicación por especialización profesional o nivel educativo, no tanto por lazos familiares o razones humanitarias. En 2017, se otorgaron a 1,1 millón de personas.
  • Fin de la «lotería de visados para la diversidad», un programa de 1990 que asigna aleatoriamente hasta 50.000 visados al año para los ciudadanos de países que tradicionalmente tienen bajas tasas de inmigración a Estados Unidos, y que beneficia sobre todo a africanos. El Ejecutivo dice que lo cambiaría por otro sistema, no especificó cuál.
  • Reducción de peticiones de asilo: el mandatario consideró que hay demandantes de asilo con argumentaciones «frívolas» y abogó por restringir las concesiones de asilo.

Entre sus notables ausencias, no obstante, están:

  • DACA, excluido: el programa de Trump no incluye ninguna medida sobre DACA, la política creada por Obama que protege a los inmigrantes que vinieron al país de forma ilegal cuando eran niños y que el actual presidente busca eliminar. «Es un tema que divide mucho», justificó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, esta semana.
  • Inmigrantes en situación irregular en EE.UU.: el plan tampoco aborda la situación de las personas que entraron ilegalmente al país y siguen en éste.

El plan del mandatario, de momento, es eso: un plan, y no está claro si será puesto en marcha, pues para ello deberá ser aprobado por el Congreso.

Algunos analistas en política estadounidense ven tan lejana la posibilidad de que salga adelante que consideran que la propuesta es un mero «acto de campaña», con la vista puesta en las presidenciales de 2020, para las que ya ha comenzado la carrera en el país.

Según publicó el diario The New York Times, la Casa Blanca ya comenzó a convertir este plan en una ley que podría ser presentada a debate y votación en el Congreso, si bien funcionarios del Ejecutivo rechazaron precisar si Trump tenía intención de impulsar una legislación concreta en las próximas semanas o meses.

«Si por alguna razón, posiblemente política, no podemos conseguir que los demócratas aprueben este plan de alta seguridad y basado en méritos, entonces lo aprobaremos inmediatamente después de las elecciones, cuando recuperemos la Cámara de Representantes, mantengamos el Senado y, por supuesto, la presidencia», dijo Trump.

Una madre y su hija hondureña tratando de entrar a Estados Unidos.
Image captionTrump considera que existe una «crisis humanitaria» en la frontera de Estados Unidos y México. En la fotografía, una madre y su hija hondureñas tras salir de un centro de acogida de inmigrantes en El Paso, Texas.

De forma previa a su discurso, la líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, consideró que el «mérito» era un término «condescendiente».

«¿Están diciendo que la familia no es un mérito? ¿Están diciendo que la mayoría de personas que han venido a Estados Unidos en la historia de nuestro país no tuvieron ningún mérito, porque no tenían una licenciatura en ingeniería?», señaló Pelosi ante la prensa.

El presidente estadounidense ha convertido la inmigración en uno de los asuntos principales de su gobierno y desde su llegada al poder impulsó iniciativas que han generado gran controversia y rechazo dentro y fuera del país.

Entre ellas, está la separación de familias inmigrantes en la frontera o la construcción de un muro en el límite con México para frenar lo que considera una «crisis humanitaria».

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas