Narenda Modi: 5 claves que explican por qué India reeligió al ultranacionalista hindú que gobernó los últimos cinco años

India reeligió a un «hombre fuerte» para que la gobierne por los próximos cinco años: el ultranacionalista Narendra Modi.

El gobernante, candidato del partido Bharatiya Janata (BJP), había conseguido hasta este jueves 303 de los 543 asientos de la Lok Sabha, la cámara baja del Parlamento.

Y aunque el conteo de los más de 600 millones de votos emitidos no había terminado, los resultados hasta este jueves ya le garantizan una victoria segura: para ganar solo necesitaba 272 diputados.

Eso, tras un primer mandato que fue una mezcla de éxitos y tropiezos en medio de las preocupaciones sobre el creciente nacionalismo hindú, la desaceleración de la economía y la violencia contra la minoría musulmana.

Durante esos años promovió algunas políticas de bien público que fueron muy elogiadas, como el suministro de gas de cocina barato para los menos pudientes, un impuesto nacional sobre bienes y servicios, un plan de seguro de salud para los pobres y una nueva ley de quiebras e insolvencia.

Sin embargo, aunque llegó al poder por primera vez en 2014 con la promesa de crear empleos para millones de indios cinco años después, la tasa de desempleo es tan alta que el Ministerio de Trabajo ya no proporciona estadísticas.

Mientras, se ha reportado una notable caída a los subsidios de empleo, asignaciones para comedores escolares, planes de acceso al agua potable también han generado controversias y las producciones agrícolas e industrial también se han desplomado.

Narendra Modi
Image captionEl partido de Modi ganó más de 300 escaños en el Parlamento inidio.

Entonces, ¿cómo se explica que haya ganado por tan notable mayoría?

1. El liderazgo de Modi

Modi hizo de sí mismo un tema para estas elecciones.

Y aunque la economía fue a peor, la tasa de desempleo subió a cifras récord y las producciones agrícolas e industrial también se han desplomado, muchos indios no lo ven como el responsable.

El primer ministro ha afirmado repetidamente que necesita más de cinco años para deshacer más de «60 años de mala gestión».

Los votantes acordaron darle más tiempo.

India
Image captionDurante el gobierno de Modi aumentó el desempleo en India.

Según Biswas, muchos indios parecen creer que Modi es una especie de mesías que resolverá todos sus problemas.

Una encuesta realizada por el Centro para el Estudio de Sociedades en Desarrollo (CSDS), un grupo de expertos con sede en Delhi, indicó que un tercio de los votantes del BJP afirmó que hubieran votado por otro partido si Modi no fuera el candidato.

«Esto da cuenta de cómo este voto fue para Modi, más que para el BJP. Esta elección fue, principalmente, sobre su liderazgo», explica a la BBC Milan Vaishnav, miembro principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional en Washington.

«No hay duda de que Modi es el político más popular en India desde Indira Gandhi. No tiene parangón en lo que respecta a la escena nacional en el presente», agrega.

2. Un cóctel de asistencia social y promesas de desarrollo

Según Biswas, una combinación de retórica nacionalista, una sutil polarización religiosa y una gran cantidad de programas de asistencia social ayudó a Modi a lograr una segunda victoria consecutiva.

En una campaña muy dividida, Modi fusionó sin esfuerzo el nacionalismo y el desarrollo.

Creó pares binarios: los nacionalistas (sus partidarios) contra los antinacionales (sus rivales políticos y críticos); el vigilante (el propio Modi, que protege al país en «tierra, aire y espacio exterior») frente al corrupto (una objeción obvia en el principal partido opositor del Congreso).

India
Image captionModi ha promovido un fuerte nacionalismo en India.

Junto a esto, hábilmente, estaba la promesa de desarrollo y los esquemas de asistencia social de Modi para los pobres (hogares, inodoros, crédito, gas de cocina).

El primer ministro también minó la seguridad nacional y la política exterior en una forma nunca vista en elecciones generales en la historia reciente.

Pero para muchos en su política también hay un riesgo.

El politólogo Suhas Palshikar cree que India podría estar avanzando hacia un estado de partido único dominante en el Congreso.

3. El nacionalismo

El estridente nacionalismo de Modi como el principal planificador de la campaña parece haber invalidado los problemas económicos más apremiantes que enfrentan los votantes.

Algunos analistas creen que bajo su gobierno, India podría estar avanzando hacia una «democracia étnica», que requiere la «movilización de la mayoría para preservar la nación étnica».

Esto se parecería más a lo que pasa en Israel, que el sociólogo Sammy Smooha caracterizó como un estado que «se esfuerza por combinar una identidad étnica (judía) y un sistema parlamentario que se inspira en Europa occidental».

Pero ¿se convertirá el nacionalismo hindú en el modo por defecto de la política y la sociedad de la India?

No será fácil: India prospera con la diversidad. El hinduismo es una fe diversa. Las diferencias sociales y lingüísticas mantienen unido el país. La democracia es un pegamento adicional.

La línea del nacionalismo hindú estridente del BJP, que confunde el hinduismo y el patriotismo, puede no ser atractiva para todos los indios.

«No hay otro lugar en el mundo donde la diversidad sea tan espectral y un impulso para homogeneizar tanto», afirma el analista político Mahesh Rangarajan.

Bharatiya Janata Party (BJP) supporter gestures as Indian Prime Minister Narendra Modi (not pictured) delivers a speech during a rally ahead of Phase VI of India's general election in New Delhi on May 8, 2019.
Image captionLa popularidad de Modi es creciente en India.

Además, el giro a la derecha de India no es exclusivo: está sucediendo con la nueva derecha en el Partido Republicano en EE. UU., pero también en Europa y América Latina.

El giro hacia la derecha de la India es claramente parte de una tendencia más amplia donde la naturaleza del nacionalismo se está redefiniendo y se está dando un renovado énfasis a la identidad cultural.

4. El anhelo de un «hombre fuerte»

Modi es un «hombre fuerte» y la gente posiblemente lo ama por eso.

Un informe de 2017 del CSDS mostró que los encuestados que apoyaban la democracia en India habían bajado del 70% al 63% entre 2005 y 2017.

Un informe de Pew en 2017 encontró que el 55% de los encuestados respaldaba un «sistema de gobierno en el que un líder fuerte pueda tomar decisiones sin injerencia del Parlamento o de los tribunales».

Pero el anhelo de un hombre fuerte no es exclusivo de este país.

Indira Gandhi
Image captionIndira Gandhi también fue señalada por sus férreas políticas nacionalistas.

Ahí también está el presidente ruso Vladimir Putin, al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el húngaro Viktor Orban, el brasileño Jair Bolsonaro o Rodrigo Duterte en Filipinas.

No es el primer líder indio en ser llamado fascista y autoritario por sus críticos: a Indira Gandhi la llamaron así también cuando suspendió las libertades civiles e impuso el estado de emergencia a mediados de los años 70.

Los indios la expulsaron dos años después.

5. El antiguo partido principal de India enfrenta una crisis existencial

Rahul Gandhi, el líder del Partido del Congreso y de la Alianza Progresista Unida que también se enfrentó a Modi hace cinco años, volvió a repetir su derrota.

El partido ha sufrido una segunda paliza sucesiva, pero por ahora es probable que siga siendo el segundo más grande a nivel nacional.

Sin embargo, está perdiendo espacio.

Rahul Gandhi
Image captionRahul Gandhi fue derrotado por Modi también en 2014.

En Bihar, Uttar Pradesh y Bengal, la región más poblada de India, el partido prácticamente no existe.

Es apenas visible en estados del sur como Andhra Pradesh y Telangana.

En el oeste industrialmente desarrollado, el partido ganó por última vez una elección estatal en Gujarat en 1990 y no ha estado en el poder en Maharashtra desde que Modi se convirtió en primer ministro.

El politólogo Yogendra Yadav cree que el Partido del Congreso ha dejado de ser útil y «debe morir».

Pero los partidos políticos son capaces de reinventarse y renovarse.

Solo el futuro dirá si logra reconstruirse a partir de las ruinas en que ha quedado ahora.

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas