Estrecho de Ormuz: el firme rechazo de Irán a las acusaciones de Estados Unidos sobre las explosiones en dos petroleros

Irán se manifestó este viernes sobre las explosiones ocurridas en dos petroleros en el estrecho de Ormuz el día anterior.

El país rechazó “de forma categórica” las acusaciones de Estados Unidos de que el gobierno de Teherán esté detrás de los ataques a estos barcos, que incrementaron la tensión en esta zona, de gran importancia estratégica.

Su respuesta se produce después de que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, culpara a Irán de “ataques no provocados” y justificara su señalamiento con “análisis de inteligencia” sobre el tipo de armas utilizadas.

Docenas de miembros de la tripulación de los dos petroleros fueron rescatados después de que se produjeran las explosiones. Los buques afectados son el Kokuka Courageous, de propiedad japonesa, y el Front Altair, de una compañía noruega.

Tanto Irán como Estados Unidos aseguran que participaron en la evacuación de estos trabajadores.

“Infundadas”

En un comunicado publicado el viernes, la misión iraní ante la ONU consideró las acusaciones de Washington “infundadas”.

“Irán rechaza categóricamente las declaraciones sin fundamento de Estados Unidos respecto al los incidentes de petroleros el 13 de junio”.

“Lo condenamos de la forma más enérgica posible”.

Un funcionario iraní declaró previamente a la BBC que Irán no tenía “ninguna relación” con las explosiones.

Tras las acusaciones de Pompeo, medios estadounidenses publicaron un video en la noche del jueves del Comando Central de Estados Unidos, en el que Washington asegura que se ve a fuerzas iraníes retirando una mina en uno de los petroleros.

El capitán Bill Urban, portavoz de esta fuerza, explicó que las imágenes muestran a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica en una patrullera llegando al Kokuka Courageous horas después de la primera explosión y llevándose una mina lapa que no había explotado, a plena luz del día, informa el diario The New York Times.

Nuevas tensiones

El incidente ocurrido en una de las rutas petroleras más concurridas del mundo se produce tan solo un mes después de que cuatro petroleros fueran atacados frente a los Emiratos Árabes Unidos.

Ningún grupo o país se adjudicó la responsabilidad de lo ocurrido.

En ese momento, Estados Unidos culpó a Irán, pero Teherán negó las acusaciones.

El Kokuka Courageous y el Front Altair
Image captionLa tripulación de los dos buques, el Koukua Courageous (izquierda) y el Front Altair (derecha) fue rescatada.

El golfo de Omán se ubica en una de los extremos del estrecho de Ormuz, un punto de paso de mercancías estratégico por el que se transporta petróleo valorado en cientos de millones de dólares.

La mayor asociación internacional de tráfico marítimo, BIMCO, señaló que la tensión en el Estrecho y el Golfo “está al nivel más alto que puede llegar sin que haya un conflicto armado real”.

El grupo instó a los propietarios de buques a ejercer “precaución” en la región.

Deja un comentario

O

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas