Publicado en: Sab, May 12th, 2018

“Aló, ¿eres un robot?”: las preguntas que despierta Google Duplex, la voz humanoide que hace llamadas y conversa como si fuera una persona real

Google está muy cerca de solucionar una de las mayores fobias de los millenial: hablar por teléfono.

El director ejecutivo del gigante de las búsquedas, Sundar Pichai, presentó Google Duplex, una especie de asistente que hace llamadas.

Se trata de un robot al que se le puede encargar tareas como apartar una cita en la peluquería, llamar al plomero o hacer una reserva en un restaurante.

Así, basta que la persona le de la orden a Duplex y éste se encargará del resto, como un secretaria personal.

Si bien las interfaces conversacionales no son algo nuevo, llama la atención de Duplex su impresionante similitud con una voz humana y su capacidad de comprender los matices de una conversación entre dos personas.

Duplex suena mucho más real que las robóticas Siri y Alexa, y cuando habla utiliza distintas entonaciones e inflexiones, y otras cosas propias de una conversación informal como ujumm…” o “ahh…”.

Este video muestra una llamada real hecha por Duplex.

Como Duplex está diseñado con inteligencia artificial, es capaz de recordar charlas y distinguir los distintos significados que puede tener una misma frase.

Presentada durante su conferencia anual de desarrolladores, Duplex será lanzada en el verano y aunque por ahora solo podrá tener conversaciones para las que haya sido entrenada, desde ya despierta varias preguntas de cara al avance que esta tecnología pueda tener en el futuro.

Confirma que no eres un robot

Una de las preguntas que han surgido tiene que ver con la voz tan realista de Duplex.

“¿Han ido demasiado lejos?”, se pregunta Bridget Carey del portal especializado en tecnología Cnet. Su preocupación se basa en que para una persona resulta muy difícil saber si está hablando con un ser humano o un robot.

“Es un engaño vocal”, dice Carey.

un robotDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionGoogle espera que Duplex ayude a resolver tareas de la vida diaria.

En las conversaciones reales que mostró Pichai todo indica que las personas que conversaban con Duplex no sabían que estaban hablando con una máquina.

“Silicon Valley está éticamente perdido, sin timón y no ha aprendido nada”, tuiteó Zeynep Tufekci, profesora de la escuela de información de la Universidad de Carolina del Norte, refiriéndose a que Google no les hubiera advertido que en realidad era un robot.

Google, sin embargo, ha dicho que será transparente con el uso de esta tecnología, así que podría esperarse que las llamadas que haga Duplex adviertan que no es una persona real quien llama.

Privacidad

Esta pregunta se aplica en general para todos los servicios digitales en los que los usuarios comparten su información personal.

Como posiblemente Google usará las conversaciones de los usuarios para hacer a Duplex cada vez más inteligente, se espera que cuando el servicio esté disponible las personas puedan saber exactamente quién y para qué tendrán acceso a sus conversaciones, mucho más cuando se trata de un robot que habla a nombre de quien le dio la orden.

Robollamadas

Hoy es muy fácil identificar una “robollamada”, esas grabaciones, casi siempre inoportunas, en las que una máquina nos ofrece desde comprar un seguro de vida hasta votar por un candidato a la presidencia.

Un celularDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionDuplex ha generado preguntas sobre la privacidad de los usuarios.

Colgarle el teléfono a una grabación es fácil, pero ¿qué pasa si quien recibe la llamada piensa que en realidad está hablando con un ser humano?

En casos más extremos se puede imaginar un escenario en que estas voces humanoides se usen para suplantar a una persona con el fin de cometer cualquier tipo de fraude o delito.

Muchas de estas preguntas se irán resolviendo con el tiempo y la tecnología de Google sin duda traerá muchos beneficios.

En todo caso, no es descabellado pensar que dentro de poco, en vez de preguntar “¿quién habla?” sea mejor preguntar “¿eres un robot?”

Ir a la barra de herramientas