Publicado en: Jue, Nov 9th, 2017

Artículo de Fox News afirma que Trump tiene que limpiar el desastre que dejó Obama en Guatemala

El Periodista Steven Hecht afirma que la CICIG y el poder judicial  apoya a grupos que quieren sacar al Presidente Jimmy Morales y a las autoridades legítimas del país.

(Por Steven Hecht/productor y escritor en Fox News)

La política exterior de apaciguamiento del presidente Obama le hizo ganador del Premio Nobel de la Paz en 2009 por el simple hecho de ser elegido. En el Medio Oriente, condujo a un espantoso acuerdo con Irán. En el Hemisferio Occidental, condujo a abrazar dictadores antiamericanos, como el régimen de Castro en Cuba, celebrado por las Naciones Unidas.

Ahora el presidente Trump está sufriendo la desafortunada cosecha de lo que el presidente Obama sembró.

Así como el gobierno de Obama cambió la política cubana que Estados Unidos ya tenía establecida desde hace mucho tiempo, acogió a los aliados apoyados por Castro en toda América Latina, incluyendo en Guatemala. Esto ha creado caos en la frontera sur de México, y ha permitido que grupos como la violenta banda criminal MS-13 se desaten, y abrió el camino para que más drogas ilegales fluyan a los Estados Unidos.

El control estadounidense de los cielos y los mares hace que la tierra sea la alternativa más segura para introducir personas y contrabando desde América Central y del Sur a nuestro país. La porosa frontera de 595 millas de Guatemala — la única ruta terrestre del sur hacia México — se ha convertido en una puerta trasera destrabada y una puerta de entrada a los Estados Unidos, gracias al crimen organizado y la corrupción mexicana.

La acogida del presidente Obama a los marxistas en Guatemala ha mantenido abierta esa puerta trasera, y el tráfico fluye, incluidos los opioides que acaba de declarar el presidente Trump como una emergencia de salud pública.

El Almirante de la Marina Kurt Tidd del Comando Sur de los EE. UU. dijo en 2016 que las redes transnacionales de contrabando de drogas también pueden trasladar a personas con conocidos vínculos terroristas desde el Medio Oriente hasta América Central y los Estados Unidos. Un portavoz del Comando Sur estimó  en 2015 que más de 30,000 personas tomaron ese camino desde países que preocupan por terrorismo.

Guatemala fue el escenario para la invasión de Bahía de Cochinos en 1961, que intentó sin éxito derrocar al dictador cubano Fidel Castro. Después de eso, Castro apoyó, entrenó y armó a las guerrillas en Guatemala, sometiendo al país a un conflicto que terminó con los acuerdos de paz de 1996. La guerrilla luego se transformó en organizaciones no gubernamentales y partidos políticos.

Los sucesores de la guerrilla ganaron la lotería con la elección del presidente Obama en 2008, cuyo Departamento de Estado ayudó a colocar a sus aliados en posiciones gubernamentales poderosas, especialmente en el sistema judicial. Sus magistrados colaboran con la Comisión Internacional contra la Impunidad, creada por las Naciones Unidas en Guatemala (CICIG), la cual fue elogiada  por el multimillonario liberal George Soros como un “potente modelo potencial” para otros países.

La CICIG y el poder judicial protegen a los marxistas del enjuiciamiento mientras atacan a la oposición, incluidas las autoridades legítimas, con testigos falsos y cargos falsos.

Me estremezco al pensar cuánto de los 18 mil millones  de dólares que Soros ha dedicado a su agenda de fronteras abiertas está destinado a Guatemala.

Las áreas rurales de Guatemala, especialmente la frontera con México, tienen poca presencia del gobierno. Protegidos por el sistema judicial guatemalteco, con la ayuda del Departamento de Estado de EE. UU., Las Naciones Unidas y Soros, los sucesores de la guerrilla han convertido la región en caóticamente violenta, forzando a muchos residentes a huir para salvar sus vidas.

El alto comisionado de la ONU para los refugiados dice   que desde 2008 ha habido un aumento de casi cinco veces en los solicitantes de asilo procedentes del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala, Honduras) que llegan a los Estados Unidos, “un indicador asombroso de la creciente violencia sacudiendo la región “.

De hecho, de acuerdo con la Aduana y Protección Fronteriza de los EE. UU.: “En 2014, los centroamericanos detenidos en la frontera sur superaron en número a los mexicanos por primera vez. En 2016, sucedió nuevamente “.

El presidente Trump ha comenzado a revertir las políticas del presidente Obama, y ​​Estados Unidos ahora trata a Cuba como la dictadura que es. La administración de Trump ha sancionado a los violadores de los derechos humanos venezolanos, pasando por alto al subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Tom Shannon, un remanente de Obama.

Conscientes del cambio, los izquierdistas en Guatemala están tratando de consolidar sus logros conseguidos durante la presidencia de Obama, entre otras formas, intentando sacar al presidente guatemalteco Jimmy Morales de su cargo. Temen que si el presidente Trump exigiera que se aplique el estado de derecho en toda Guatemala, Morales estaría de acuerdo. El presidente guatemalteco es un novato político pero no de izquierdas.

El Partido UNE es el agente que presiona para expulsar a Morales y cambiar ilegalmente la constitución de Guatemala. Los miembros de UNE votaron unánimemente en el Congreso de Guatemala en contra de una resolución para condenar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, por cambiar ilegalmente la constitución de Venezuela, que fue el ímpetu para las fuertes sanciones del presidente Trump a esa nación.

La administración Trump debe mirar con dureza a Guatemala. De lo contrario, aquellos que promueven la agenda de fronteras abiertas — los remanentes de Obama como Shannon, sus aliados en los Estados Unidos, y Soros — completarán su subversión del país, que es vital para la seguridad nacional y la salud pública de Estados Unidos.

La oportunidad y la necesidad de cerrar la puerta trasera guatemalteca a los Estados Unidos nunca ha sido tan grande. No se puede esperar a que nuestros enemigos consoliden sus ganancias. El momento de actuar es ahora.

El artículo original lo puede leer en  http://www.foxnews.com/opinion/2017/10/29/why-trump-has-to-clean-up-obamas-mess-in-guatemala.html

Ir a la barra de herramientas