Publicado en: Mar, Abr 12th, 2016

CARTA ABIERTA A RICARDO MENDEZ RUIZ, FUNDACION CONTRA EL TERRORISMO

NO MUCHAS GRACIAS, RICARDO MENDEZ RUIZ

Señor Ricardo Méndez Ruiz, su ataque mediático hacia mi persona fue por el hecho de no compartir sus puntos de vista y por pensar de diferente manera a usted. Me califica como traidor al Ejercito y hace una relación entre mi persona y el Doctor Manuel Baldizón, con un dato que extrajo de El Peladero sobre los títulos académicos del mencionado señor, algo contradictorio de parte de quien critica tanto a José Rubén Zamora, pero si se trata de extraer información para destruir personas allí, si es válido lo que el escribe.

Usted se abroga el derecho de representar a los oficiales, especialistas y soldados del Ejército de Guatemala, cuando ni siquiera tuvo el honor de pertenecer a la institución. Ni mucho menos de enlodarse las botas en los Comandos Militares donde muchos soldados tuvimos que ver la muerte de oficiales, especialistas y soldados y también de guerrilleros.

La única explicación lógica es que en la actualidad muchas organizaciones que se respaldan en ideologías extremas, se preocupan en mantener vivo un conflicto que ya no tiene sentido. Reciben fondos de sectores económicos, algunos responsables de mantener al pueblo sumido en la pobreza extrema, reviviendo el enfrentamiento armado, bajo la idea de una amenaza terrorista o comunista, esgrimiendo banderas de falso patriotismo.

Le recuerdo que dedique 23 años de carrera militar, y el pensar diferente a Usted no me hace traicionar al Ejército. Tampoco estamos dispuestos a apoyar un juego peligroso que usted incentiva, para iniciar un nuevo enfrentamiento armado interno como quisiera su fundación contra el terrorismo.

Su fundación, como parte de su estrategia, ve comunistas hasta en la sopa. Crea escenarios de conflicto en áreas de interés económico, algo que llama mucho la atención. Desde que usted creo su fundación se ha dedicado en llamar TERRORISTAS a cualquier guatemalteco que piensa diferente a Usted o a su organización. Damos por recibido el oficio mediante el cual el Capitán Oscar Platero renunció a la Vice Presidencia de su fundación. Cada día Usted se queda más solo o acompañado de aquellos guatemaltecos de ideologías extremas y recalcitrantes, resistentes a adaptarse a los cambios, porque la tolerancia es un atributo de las sociedades modernas. El resto de guatemaltecos incluyendo los combatientes de la guerrilla, así como militares en calidad de retiro, estamos en una apertura al dialogo y no estamos dispuestos a apoyar otro enfrentamiento armado interno entre guatemaltecos. A pesar de los defectos, arbitrariedad, intereses particulares o como quiera llamársele, hace 20 años firmamos la paz y prometimos sacar adelante este bello país sin considerar la vía de las armas.

Señor Ricardo Méndez, presidente de la fundación contra el terrorismo, lo invito a que deje de lado ese odio hacia los guatemaltecos que no piensan como Usted. Al contrario, vea que la diversidad de ideas nos puede hacer más fuertes. Se lo digo por experiencia, porque en la actualidad y entendiendo lo pactado en la firma de la paz, he tenido la oportunidad de sentarme con diferentes sectores de la sociedad (estudiantes, sindicatos, campesinos, obreros, guerrilleros, militares, etc.) en mesas de trabajo y coincidimos en un 90 por ciento en las ideas, y hemos buscado separar aquellos temas en los cuales no coincidimos.

El señor Ricardo Méndez Ruiz, viene ahora a decirnos que nuevamente grupos terroristas están amenazando la paz social y ponen en peligro la seguridad nacional, información la cual los guatemaltecos agradecemos. Pero ya no somos los títeres de nadie, ese cuento viejo nos costó a los guatemaltecos 36 años de guerra, ahora, si él está dispuesto a tomar un fusil y ponerse a la cabeza de las operaciones contra terroristas que lo haga.

No señor Ricardo, gracias, pero no estamos dispuestos a seguir el juego de unos pocos sectores interesados en mantener la confrontación. El problema ya no es de izquierdas o derechas. Usted no es militar, usted nunca sufrió en las montañas. No sabe lo que es estar en medio de una emboscada sea ésta colocada por guerrilleros o militares, igual las armas matan no importa en manos de que bando estén.

Le exijo no instigar al odio entre hermanos. Los problemas de minería, de hidroeléctricas y monocultivos, no son problemas de solución militar, son problemas sociales y punto. No tiene nada que hacer el glorioso Ejército de Guatemala en esa controversia.

No nos interesa un nuevo conflicto interno, y si usted sabe de grupos armados ilegales, lo cual no está comprobado, que sea el Ministerio Publico quien tome nota, una vez usted haga la denuncia.

Igual, gracias por sus comentarios, pero no nos interesa, ya tuvimos bastante y ahora solo buscamos que la justicia no juzgue a militares que siempre estuvieron dispuestos a luchar por una verdadera democracia, por un país próspero, por una sociedad justa lo cual no se ha logrado. Para que la memoria de los fallecidos de ambos bandos alcance el ideal de UN PAÍS JUSTO.

Usted ni fue militar, ni lo es, ni representa la voz de los militares en retiro ni mucho menos de los que están de alta, ni de los familiares de los militares procesados. Usted solo se representa a usted mismo.

Guatemala, 12 de abril de 2016, año de la paz y la reconciliación

El Teniente Coronel Jubilado
Otto Rene Bernal Ovando

Ir a la barra de herramientas