Publicado en: Vie, Mar 7th, 2014

Cómo cuidar la autoestima en tu relación de pareja

 

parejaHay personas que temen las relaciones de pareja porque piensan que su personalidad podría quedar anulada, que ya no tendrán la libertad de elegir sobre todos los aspectos de su vida y que, por lo tanto, su bienestar emocional acabará resintiéndose. Sin embargo, las relaciones de pareja pueden resultar muy beneficiosas para nuestra autoestima y para nuestro equilibrio psicológico, en áreas tan diversas como las siguientes:

. Una relación de pareja supone un refuerzo continuo. Tanto en las primeras etapas del enamoramiento como en los casos de parejas “de largo recorrido” en los que ambos se respetan y valoran, la relación supone una continua fuente de apoyo y de refuerzos para nuestra personalidad. Tener alguien al lado que te ama seas como seas, que te acepta como persona y que sabe reconocer tus cualidades positivas supone una mejora continua de nuestra autoestima.

Las relaciones pueden ayudarnos a mejorar nuestros puntos débiles y a explorar cualidades que no conocíamos: Si en la relación las críticas se tratan de manera constructiva y tratando de ayudar al otro, nuestra pareja nos ayudará a detectar y mejorar nuestros puntos débiles. Además, el contacto con la otra persona, con sus valores, cualidades y aficiones propias, puede abrirnos un camino hacia actividades que no conocíamos y en las que podemos destacar.

Mantener una relación nos hace sentirnos más seguras: Saber que hay alguien que valora como somos, que desea nuestra compañía y que nos encuentra atractivas, inteligentes o sociables hará que seamos más conscientes de esas cualidades y que sintamos más confianza en nosotras mismas.
images (5)

Todas estas ventajas aparecerán si la relación que mantienes es equilibrada y ambas personas se respetan y valoran. Una pareja en la que ambos miembros tengan una autoestima alta y un buen equilibrio emocional no solamente no verán anulada su personalidad por la relación, sino que se fortalecerán gracias a ella. Las relaciones absorbentes, plagadas de celos o en las que una de las personas de la pareja intenta someter a la otra suelen venir causadas por problemas de autoestima previos.
La persona con baja autoestima puede adoptar una postura de sumisión o volverse posesiva, controladora y dominante por temor a perder a su pareja. Por suerte, este tipo de relaciones no constituyen la norma general ni suelen dilatarse demasiado en el tiempo. El objetivo está en encontrar una persona que te complemente, te enriquezca y conseguir que los miembros de la pareja se sientan mejor como personas simplemente por estar juntos.

Ir a la barra de herramientas