Publicado en: Sab, Ago 12th, 2017

Cómo evitar que se aprovechen de ti

Fijarte en cuál es la intención de las personas que están a tu alrededor. A veces pensamos que todo el mundo es bueno y tiene buena vibra; pero si tu sexto sentido te indica que algo anda mal, hazle caso, tal vez esa persona no sea muy honesta.
Busca tener gente a tu lado que quiera estar contigo solo por estar, no gente que te necesite para algo.
No prestes dinero ni caigas en trampas de cuentos tristes para prestarlo. Se han dado casos en que la gente hasta empeña sus cosas para ayudar a alguien que realmente no lo necesita.
Cuidado con los medios cibernéticos. Nuevamente ten malicia y piensa que si algo suena demasiado atractivo, lo más seguro es que sea falso. Hay muchas estafas que se logran a través del internet, algunas de estas enamorando a las personas para luego pedirles que abran una cuenta de banco y hagan algún tipo de transacción fraudulenta.
Verifica la información que recibas, los emails, lo que leas, lo que escuches en la tele, no lo aceptes todo como cierto y siempre dale el beneficio de la duda.

No le des tu tarjeta de crédito y mucho menos tu contraseña a nadie.
Emocionalmente nunca ofrezcas el todo por el todo desde el principio. Ve abriendo puertas a tus emociones poco a poco, según se vayan ganando la confianza con el tiempo y el conocer a la persona. Recuerda que a veces tenemos gente viviendo a nuestro lado y no sabemos en realidad quiénes son.
No confíes datos personales, contraseñas de tus medios sociales, fecha de nacimiento, número de seguro social a nadie; esta información es muy valiosa y puede resultar en graves daños si cae en las manos inapropiadas.
No prestes las llaves de tu carro a nadie; si no quieres que algo se rompa, no lo prestes. Es igual que un juguete costoso o una cámara de fotografía o un instrumento de trabajo. Si la otra persona no lo puede pagar y te lo rompe, no tienes la garantía de que te lo vaya a reemplazar si se daña.

Fuente Siempre Mujer
Por:
Foto: iStock
Ir a la barra de herramientas