Publicado en: Sab, Sep 15th, 2018

Cómo sobrevivir a una discusión con tu pareja

 image-76614

Todas las parejas tienen discusiones en algún momento de su vida, lo importante es saber cómo sobrevivir a ella.

El tener una diferencia de opinión o una discrepancia no significa que es el fin del mundo para una relación. Las parejas maduras saben cómo tratar sus diferencias para permanecer unidos pese a las discusiones. De hecho, es saludable diferir de la otra persona si se hace con respeto y con la confianza de que se llegará a un acuerdo.

Hay que tener en mente siempre que el amor y la relación valen mucho más que cualquierdesacuerdo que pueda tener la pareja.

Varias sugerencias para sobrevivir a una diferencia de opinión grande, según han dicho varias parejas que llevan mucho tiempo juntos son:

Cuidar el tono de voz. Lo que se dice de manera agitada no llega bien, el mensaje no es claro y el receptor inconscientemente se pone a la defensiva, ya que recibe una amenaza verbal.
Cuidar el lenguaje corporal. El cuerpo dice mucho a la hora de un enfado. Si levantas los hombros, si frunces el ceño, si abres los ojos grandes y usas gestos fuertes con las manos, si la manera en que te paras es desafiante, esto no llevará a nada en una discusión de pareja. El lenguaje corporal transmite que estás agitado y la otra persona automáticamente también se pone a la defensiva. Es recomendable que te relajes y bajes los hombros y muestres un rostro neutral.
Tener la madurez de diferir aunque no estés de acuerdo. Muchas parejas han aprendido que sus diferencias no llevarán a la ruina su relación solo con aceptar que son diferentes y que sus opiniones van a ser diferentes. Es importante saber que el diferir en un tema no significa que el amor no está presente. Pregúntate si vale la pena discutir por eso y si es más importante que la relación.
Cualquier dilema se puede trabajar llegando a un consenso mutuo. Las parejas maduras prefieren llegar a un acuerdo intermedio, a veces una de las partes compromete su diferencia para poder seguir hacia adelante y olvidar el asunto. A veces las discusiones son por cosas que no necesariamente van a ser vitales si no salen de tu lado.
Hay que saber escuchar. Es importante ver cuál es el punto de vista de la otra persona. Ponerse en el lugar del otro por un momento y analizar las cosas desde su punto de vista para ver si puedes comprender por qué la otra persona piensa diferente.
Hay que darse un tiempo para respirar. Antes de decir algo que no es adecuado, cosas que por enfado puedan herir al otro, es importante darte unos segundos para respirar y pensar.
No ser explosivo. Esto ayuda a mantener la situación en calma sin que se salga de control. Darte tiempo a que tu cuerpo y tu mente se calmen y no hagan algo fuera de lugar, recuerda que entre unadiscusión y una agresión verbal o violencia solo hay una línea fina. Y un desliz de enfado puede causar una tragedia o una separación sin quererlo.

Oler a la otra persona. El sentir que la otra persona se acerca y te olfatea es como una señal de que su instinto animal se preocupa por ti. Esto calma el ánimo y refuerza el vínculo afectivo.
No acostarse con un enojo o discutir después de las 8 de la noche. Las parejas que han durado toda la vida juntos siempre lo han dicho: “No se pueden llevar los problemas a la cama”. Eso solo logrará extender el enfado a tu santuario de amor. Un enfado prolongado les da paso a las interpretaciones y a la separación emocional. Por eso si vas a discutir, procura que los temas calientes se hablen temprano cuando las personas no están cansadas y cuando se puedan resolver las diferencias antes de acostarse a dormir. Esto también deja paso a hacer el amor con más pasión después de resolver un problema.

 

Foto: istock siempre mujer
Ir a la barra de herramientas