Publicado en: Mie, May 16th, 2018

CONSUELA A TU BEBE CUANDO LLORA

  • pic (1)
  • El llanto es la única forma de comunicarse de los bebés por lo que es imprescindible atenderlo para comprenderlo.

Cuando nacen los bebés no tienen otra forma de comunicación diferente al llanto. Se trata de suúnico modo para llamar la atención, por lo que es normal que los pequeños lleguen al mundo llorando y sigan haciéndolo mientras aprenden a reconocer y a expresar sus necesidades y emociones, lo que dura varios años.

Por eso, lo principal es armarse de paciencia y de comprensión, ya que los primeros seis años de vida serán cruciales para ese aprendizaje y para la formación de la personalidad del futuro adulto. Por eso, es imprescindible empezar desde los primeros meses de vida atendiéndole siempre que el bebé llore.

La forma más sencilla de calmarle es tomarlo en brazos y arrullarlo. Así, el bebé se siente seguro y protegido, creándose un vínculo intenso entre los progenitores y el recién nacido que se fortalecerá con el paso del tiempo. De hecho, cuanto antes se atiende el llanto del bebé, más fácil es consolarlo. Cuando se deja que el bebé llore hasta que aprende a consolarse solo, el pequeño recibe un mensaje negativo que no fomenta la confianza en sus padres y que puede llegar a realizar un impacto negativo en el desarrollo de su autoestima.

Llanto excesivo

Hay niños más sensibles que otros lo que hace también que algunos bebés sean claramente, más llorones que otros. Sin embargo, hay momentos en los que los recién nacidos lloran de forma excesiva y los mejor es identificar la causa de ese llanto para poder calmarlo.

Algunas razones para el llanto pueden ser: 

– Soledad y aburrimiento

– Incomodidad o irritación por el pañal

– Gases

– Hambre o sed

– Cólicos

– Enfermedad o infección

– Medicamentos

– Dolor

– Dentición

– Frío o calor

Es importante tener en cuenta que el llanto causado por el dolor, la enfermedad o las infecciones suele ser más persistente y agudo que aquel que tiene que ver con el sueño o el aburrimiento. Con el paso de los días, la observación y la convivencia los padres llegan a identificar cada uno de los llantos, logrando de este modo detectar la necesidad de ir a médico o no según el llanto.

Además, hay que tener en cuenta que, tal como hemos indicado, al ser la única forma que tiene el bebé para comunicarse, igual que llora cuando está enfermo, también llorará si tiene frío o si está demasiado abrigado y pasa calor. Por eso es tan importante la observación.
En todo caso, hay que consultar a los profesionales de la medicina cuando el llanto del bebé es excesivo, persistente y parece no tener explicación. Del mismo modo que si presenta otros síntomas como la fiebre.

Una vez descartadas las enfermedades, el abrazo es la mejor fórmula para el consuelo. Si el bebé está limpio, ha comido y se encuentra confortable y aun así llora puede que esté sufriendo cólicos y que esté irritado por la dentición, si bien, quizás sólo necesite un poco de atención.

Abrazarle y colocarlo sobre el pecho permitirá al pequeño escuchar el corazón de su madre lo que le hará volver a sentirse tan confortable y seguro como cuando estaba en el vientre materno. El latido de su corazón es para el bebé un sonido reconocible y reconfortante. 

  • Fuente Mujerhoy.com
Ir a la barra de herramientas