Publicado en: Lun, Nov 5th, 2018

Cuida tu dieta, sí, pero no te pases con estos superalimentos: kale, algas o sushi

  • pic (1)
  • Te hemos hablado de ellos en más de una ocasión. El kale, las algas, el sushi y los alimentos reforzados o enriquecidos pueden ser beneficiosos para tu salud y para tu dieta, pero también conviene que, como con el resto de los alimentos, los consumas con cabeza. Te contamos por qué.

Kale (similar a la berza). Se puso de moda la primavera pasada, sobre todo en forma de zumos verdes, luego llegaron los chips y otras formas de preparar o cocinar este vegetal. Entre 2007 y 2012 se triplicó en el mundo el número de productos derivados del kale. Su buen crédito tiene su origen en el hecho de que pocos alimentos pueden presumir como él de su equilibrio entre nutrientes, antioxidantes y aportación de calorías. Sin embargo, si alguien bebe zumos de kale es fácil que se pase de las dosis correctas. El efecto secundario potencial de esta verdura es el desarrollo de piedras en los riñones en las personas con riesgo de sufrir esta enfermedad porque contiene oxalato que, junto con el calcio, favorece la formación de piedras.

Sushi. Sí, yo también cenaría sushi cada noche de mi vida. El sushi ofrece una combinación perfecta de proteína magra y omega 3 pero solo se recomienda comer dos veces por semana. Entre otras cosas porque el pescado que se emplea en el sushi, sobre todo el salmón y el atún, suelen estar contaminados de mercurio, una sustancia que, en dosis más altas de lo normal, puede causar debilidad en los músculos y problemas de visión.

Alimentos fortificados. Los cereales, las barritas energéticas, los zumos con antioxidantes y vitaminas añadidos suelen tener una dosis de vitaminas y nutrientes que una persona sana no necesita ni debe ingerir porque pueden producir sobredosis de zinc o de calcio que pueden causar estreñimiento o problemas renales.

Algas. Han llegado para quedarse y ya se pueden comprar en los supermercado. También llegan con el prestigio de ser un alimento sano y cardiosaludable. Sin embargo, consumir demasiadas algas se ha relacionado con el desarrollo de alteraciones de la glándula tiroides. Se cree que su alta composición en iodina tiene la culpa

Fuente Mujerhoy.com

Ir a la barra de herramientas