Publicado en: Jue, Abr 5th, 2018

De Restauración Oligárquica, Refundación, Difamaciones y Otros…

Elvira López

Marcos Fonseca es un intelectual guatemalteco que a través de sus estudios de filosofía y política ha puesto mucho interés en estudiar a Antonio Gramsci, un extraordinario Filósofo y Politólogo italiano.  Recientemente salió un artículo de Fonseca señalando la necesidad de una Asamblea Constituyente Plurinacional y Popular que debe constituirse desde abajo y que debe ser democrática y rupturista; plantea también con inocultable egolatría ser el que ha descubierto en nuestro país una supuesta tendencia hacia la “restauración oligárquica; así mismo con manifiesta intolerancia ataca al Comandante Cesar Montes y al escritor Mario Roberto Morales; critica también a la izquierda tradicional URNG, Convergencia, Winak y al grupo político de centro izquierda Semilla.

Fonseca ha estado fuera de Guatemala cerca de 30 años; según tengo entendido formó parte de la AEU que fue reprimida salvajemente durante un gobierno militar. Aparte de ello hace críticas al proyecto de refundación del FREARE y se sabe que tiene planteamientos de “contra hegemonía” para disputar la supuesta hegemonía de la clase dominante. Emerge su máxima preocupación cuando señala que estamos inmersos en un contexto de restauración conservadora y sin ningún asomo de modestia, sus pretensiones de ser el gran teórico, el que mejor interpreta la coyuntura nacional.

Este país profundamente dividido y polarizado vive una grave crisis que empezó a ser resuelta al ser defenestrado el corrupto gobierno de Pérez Molina-Baldetti, el país está pidiendo a gritos construir un sólido estado de derecho, un estado democrático de derecho en pocas palabras, construir una auténtica y vigorosa democracia representativa, participativa y deliberativa; también se hace necesario a través de un gradualismo acelerado la implementación de reformas estructurales que nos lleven a la modernidad democrática y a la justicia social, al perdón y a la reconciliación de cuyo ejemplo nos inspira el gran Líder humanista sudafricano Nelson Mandela.

Bienvenido el debate con Marcos Fonseca, pero debe ser un debate de altura, con respeto, sin odio, sin descalificaciones de mala fe o como señala Mario Roberto Morales, apoyándose en Federico Nietzsche: “no miente tan solo aquel que habla en contra de lo que sabe, sino también aquel que habla en contra de lo que no sabe”. Y agrega Mario Roberto Morales de modo de que no solo es mentiroso quien niega lo que le consta, sino también el que ataca lo que ignora.  En el primer caso se miente ocultando la verdad, y en el segundo, haciendo pasar la ignorancia por conocimiento. Mario Roberto Morales tiene razón porque en este país hay muchas y muchos calumniadores y difamadores, -pudibundos, santurrones- que se solazan haciendo acusaciones infundadas como que fueran fiscales, verdugos, ejemplo los señalamientos que hace Fonseca con respecto a los conflictos que se dieron en el gobierno de Álvaro Colom en el Polochic y por lo cual se ha calumniado festinadamente al Comandante Cesar Montes.

Por último y por el momento puede darse la oportunidad de debatir en torno al concepto gramsciano de restauración conservadora

Ir a la barra de herramientas