Publicado en: Mar, Jul 17th, 2018

¿DÓNDE ESTA EL DEBATE POLITICO?

Los guatemaltecos viven pendientes de las cosas sensacionalistas que suceden a diario, cosas terribles que entretienen, pero no sirven para hacer un mejor país. Hoy unos a otros se acusan de corruptos y más corruptos, y el pueblo se ha tragado la idea de que hay una polarización entre izquierdistas y derechistas. Sin embargo, la realidad es que la polarización está entre grupos de gente que la estimula, buscando sacar provecho personal. Estos grupos presentan opiniones que confrontan y polarizan, lanzan ‘fake news’, sostienen diálogos inmaduros y lanzan cortinas de humo.

En el país, lo que urge es poner atención a las realidades: la delincuencia, la violencia, los atropellos a la gente y la solución de las necesidades más básicas de la población, realidades que exigen un debate político de fondo, sin el cual Guatemala es un país sin futuro, a la deriva y sin un camino que le permita llegar a un mejor destino.

A los partidos políticos y candidatos que calientan motores para las elecciones se les deben formular preguntas básicas: ¿cuáles son sus ideas sobre la educación, la salud, la minería, el desarrollo rural, las cooperativas, las finanzas públicas, los derechos del emigrante…? Y que no hablen de sus buenas intenciones sino de realidades. ¿Qué piensan hacer para el futuro del país?

Guatemala no necesita más grupos de oportunistas que se aprovechen del poder; lo que urge es un proyecto para el futuro; no una democracia de fachada sino la Refundación del Estado, que permita que el pueblo tenga control sobre sus autoridades y pueda dar las pautas de a donde quiere ir.

Ir a la barra de herramientas