Publicado en: Mar, Mar 7th, 2017

El Barça cree en la remontada y el PSG activa la alerta

(Antorcha Deportiva). 6 marzo – Tres semanas después del San Valentín negro de París que dejó una de las humillaciones más recordadas de la historia reciente del Barça, hay hilos que permiten pensar que hay una mínima posibilidad de atacar la que sería la remontada más grande en los 117 años y medio de historia del club. Hasta los más escépticos culés ven al fondo una llamita de esperanza.

El Barça ha obtenido un resultado que le daría la clasificación, o al menos la prórroga, en once de los 43 partidos oficiales que ha jugado (un 25,5%). Y hay más motivos para el optimismo: el cambio táctico de Luis Enrique, el exuberante estado que exhibieron Neymar y Messi ante el Celta y la paulatina recuperación de Busquets o jugadores de la segunda unidad como Rakitic, Rafinha o Sergi Roberto. Una especie de liberación tras el anuncio del adiós de Luis Enrique que ha generado expectativas y que permitirá que el Camp Nou cree, al menos de inicio, una atmósfera mágica. El club ha hecho lo suyo. Habrá 80.000 banderas azulgrana, mosaico con la leyenda Tots amb l’equip (“todos con el equipo”) y un hashtag, #johicrec (“yo creo”), para alentar al equipo desde las redes sociales.

Hasta el PSG han llegado los ecos de la goleada al Celta. “París está advertido, el Barça se enciende”, tituló ayer en su portada a todo trapo L’Equipe mientras hablaba de un Messi “reactivado”. France Football también se deshacía en elogios al argentino: “Es providencial”. En ese contexto, Emery ha decidido, de momento, activar la alerta amarilla. Precaución, es suficiente. No se trata de llegar a Barcelona pensando que el trabajo está hecho, pero tampoco acomplejado. Blaise Matuidi, uno de los jugadores más expertos del PSG pese a sus 29 años (suma 55 internacionalidades), expresó bien el estado de un equipo que se lo creyó después del 4-0. “Si ellos pueden hacer cosas increíbles, nosotros también”. Y así, un partido que no debería tener ninguna historia (y que podría no tenerla) se empieza a envolver en un halo de magia que quién sabe.

Ir a la barra de herramientas