Publicado en: Mie, Jun 13th, 2018

El controvertido caso de Marco Antonio Muñoz, el hondureño que denuncian que se suicidó después de ser separado de su familia en Estados Unidos

Marco Antonio Muñoz trató de cruzar con su familia hondureña a Estados Unidos. Y a los pocos días, apareció muerto.

El hombre, de 39 años de edad, se quitó la vida en la celda en la que fue encerrado en el estado de Texas tras “haber intentado cruzar a Estados Unidos ilegalmente”, según un comunicado de la Autoridad de Protección de Fronteras y Aduanas de Estados Unidos enviado a BBC Mundo.

Lo hizo después de que las autoridades estadounidenses lo separaran de su familia, de su mujer y su hijo de 3 años, denuncia por su parte el gobierno hondureño.

Su fallecimiento eleva las críticas sobre la polémica campaña “tolerancia cero”contra la migración ilegal lanzada por el gobierno de Trump el mes pasado, que incluye controvertidas medidas como la de separar a padres de sus hijos o procesar a los adultos que traten de cruzar la frontera por un supuesto delito de ingreso ilegal al país, muchos de ellos con intención de pedir asilo.

“El gobierno de Honduras lamenta que como consecuencia de la implementación de esta política, se reportó el fallecimiento del hondureño Marco Antonio Muñoz, quien fue separado de su esposa e hijo por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en McAllen, Texas”, reza un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Honduras.

“Combativo”

El suceso ocurrió en mayo.

Según el relato de las autoridades estadounidenses, Muñoz intentó entrar ilegalmente a EE.UU. el día 11 de mayo a través de Texas y fue trasladado al centro del Valle Central de Río Grande.

“Comenzó a mostrarse combativo y alborotador,así que por su seguridad y la de otros, fue trasladado a la cárcel del condado de Starr, en Texas”, explica un portavoz en el comunicado enviado a BBC Mundo, sin mencionar la separación de la familia ni la razón por la que Muñoz comenzó a mostrar esa supuesta agresividad.

El día 13, Muñoz fue hallado muerto en su celda, a causa de “un aparente suicidio”.

“No somos criminales”, el reclamo de la caravana de migrantes centroamericanos en la frontera entre México y Estados Unidos

Las autoridades hondureñas completan esa historia y aluden a la separación de la familia.

“Lastimosamente al llegar a la frontera, fueron separados, su madre con su hijo por un lado y él separado hacia otro, y ahí es donde él es detenido y llevado a esa área de detención“, explicó la vicecanciller Nelly Jerez, en unas declaraciones enviadas a BBC Mundo.

Escapando de la violencia

El diario The Washington Post, el primer medio en difundir lo ocurrido, explica que Muñoz y su familia trataban de huir de la violencia en su país, después de que su cuñado hubiera sido asesinado.

Según este medio, Muñoz sufrió un “ataque de pánico” cuando separaron a su familia. Varios agentes fronterizos explicaron al diario lo ocurrido.

“Tuvieron que utilizar la fuerza física para quitarle al niño de sus brazos”.

En qué consiste la “tolerancia cero”

  • El fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, anunció que aquellos que entran a Estados Unidos de manera irregular serían procesados penalmente, a diferencia de la práctica que se realizaba hasta ahora y por la que se les acusaba de una infracción menor.
  • Mientras a los adultos se les procesa por el delito de “ingreso ilegal”, los niños que los acompañan son separados por las autoridades y se consideran como menores de edad no acompañados.
  • Los hijos son puestos bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos y luego son enviados a la casa de un familiar, a hogares de acogida o a refugios.

En el camino a la prisión, donde posteriormente lo encontrarían muerto, Muñoz gritó, golpeó las ventanas de la furgoneta en la que le trasladaban y trató de escaparse en varias ocasiones.

Un día después, los guardias encontraron a Muñoz muerto en el suelo de su celda con un charco de sangre cerca de la boca, y su camisa enrollada alrededor del cuello, según un informe de la oficina del sheriff del que se hace eco el diario.

Mensaje de Amnistía Internacional en apoyo a aquellos que buscan asilo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionOrganizaciones de derechos humanos han criticado la nueva política estadounidense.

Muñoz había atado la prenda a una rejilla de desagüe y entonces había girado sobre sí mismo para asfixiarse, indica ese documento.

La mujer y su hijo fueron puestos en libertad y están en proceso de recibir asilo en Estados Unidos, precisaron las autoridades hondureñas.

Familias rotas

En las primeras dos semanas desde que Estados Unidos adoptó la política de “tolerancia cero”, 658 menores de edad, incluidos bebés y niños pequeños, fueron separados de los adultos que venían con ellos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza del país.

Respecto a Honduras, la política supuso la separación de más de 45 familias,“teniendo entre sus principales consecuencias el trauma de los menores de edad al momento de la separación de sus padres“, según el gobierno del país centroamericano.

Los menores son trasladados a “lugares desconocidos, con personas ajenas a ellos y llevando un proceso de deportación inmediata para sus padres y de judicialización de los casos de los niños con procedimientos que se extienden por varios meses“, critican en un comunicado.

Emigrantes centroamericanos en Texas.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPese a la política de “tolerancia cero”, las familias centroamericanas como las de la fotografía se arriesgan a cruzar a Estados Unidos por la inseguridad en sus países de origen.

Pese a las numerosas denuncias surgidas a raíz de esta política, Sessions anunció el lunes un paso más para endurecer las medidas: a partir de ahora, las víctimas de abuso doméstico o de violencia de pandillas “por lo general” no calificarán para obtener asilo en la primera potencia mundial.

Mientras tanto, la vicecanciller hondureña confirmó que se habían mantenido reuniones con las autoridades estadounidenses competentes para tratar no sólo el caso de Muñoz, sino también el de otros tres hondureños que fallecieron bajo custodia de las autoridades en Estados Unidos.

Uno de ellos es el de una joven que aparentemente murió de neumonía cuando estaba bajo arresto, el segundo es el de un joven detenido que apareció con 13 orificios de bala y un último del que la vicecanciller no dio más detalles.

Ir a la barra de herramientas