Publicado en: Mar, Dic 26th, 2017

ESTADOS UNIDOS, GUATEMALA Y LAS EMBAJADAS EN JERUSALEN

Donald Trump anunció recientemente que Estados Unidos reconoce a Jerusalén como la capital de Israel y trasladará su embajada desde Tel Aviv, donde están situadas todas las misiones diplomáticas, hacia Jersusalén, la ciudad considerada “santa” por cristianos, musulmanes y judíos.

Durante más de sesenta años, Jerusalén ha estado en el centro del conflicto entre Israel y gran parte del mundo musulmán, por lo que tal decisión ha provocado una lluvia de críticas y amenazas de la mayoría de los países musulmanes y grupos terroristas.

Luego de ser una de las pocas que apoyó la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, Guatemala anunció que también trasladará su embajada a Jerusalén. En las últimas horas de hoy, Panamá y Honduras informaron que a su vez trasladarán sus embajadas a Jerusalén.

Nuestra opinión

No es para espantarse el hecho de que Guatemala haya tomado la determinación de declarar a Jerusalén la capital de Israel y trasladar allí su embajada, ya que nuestro país ha tenido históricamente una relación muy cercana con Israel.  Basta con recordar que fue el segundo de todo el mundo que reconoció a Israel como nación en 1948; fue la primera nación en abrir una embajada en Jerusalén – y la conservó ahí hasta 1980, y fue, asimismo, el primer país latinoamericano en establecer relaciones diplomáticas con Israel.

La relación de amistad entre ambos países data de hace largo tiempo. Israel ha sido aliado político de Guatemala, a la que ha apoyado en temas como la agricultura, educación, medicina y seguridad.

El presidente Trump no tomó en solitario la decisión con respecto a la declaración de Jerusalén como capital de Israel; según información en medios noticiosos, antes había conversado con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, el rey Abdalá II de Jordania, el presidente de Egipto, Abdelfatah Al Sisi, y el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdelaziz al respecto, comprometiéndose a “impulsar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos” y subrayando la importancia de la “cooperación” regional para apoyar ese proceso. Europa, por su parte, se encuentra en serios problemas por el embate musulmán sobre sus formas tradicionales de vida, por lo que en cierta forma, las presiones que ejerce Trump con sus decisiones,  favorece a varios gobiernos europeos.

Son muchas las corrientes subterráneas que se mueven en este asunto; habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos geopolíticos, por demás interesantes e importantes para el mundo entero.

Ir a la barra de herramientas