Publicado en: Lun, Mar 19th, 2018

La vida después de la Supercopa para Boca y River

La derrota del conjunto xeneize a mitad de semana frente al cuadro millonario dejó secuelas para el uno y para el otro. Así va el presente de los colombianos.

El fútbol es un estado de ánimo. Las secuelas de la victoria de River ante Boca en la Supercopa Argentina se hicieron sentir. Por un lado, el equipo de Marcelo Gallardo venció con autoridad 3-1 a Belgrano y encadenó su segundo triunfo al hilo, no lo lograba desde las fechas 2 y 3. Y por el otro, Boca, que se veía invencible, empató al último minuto 1-1 ante Atlético Tucumán.

¿Cómo un equipo que lleva 462 días de líder rasguña una crisis? En Boca Juniors no se puede perder nunca. Y menos contra el clásico rival en una final. Sólo una vez ambos equipos se habían encontrado en la definición de un torneo. Y fue hace 42 años. Era un partido especial, para guardar en la memoria. Y una espina más en la dirección de Guillermo Barros Schelotto en el banco xeneize.

Para el entrenador de Boca parece que el segundo título de Superliga no será suficiente. La gente aún conserva viva en su memoria la atípica derrota ante Independiente del Valle en las semifinales de la Copa Libertadores 2016, primera chuzada. También la caída ante Rosario Central en octavos de final de la Copa Argentina a finales de 2017, segundo puntillazo. Y ahora, la debacle ante River en la Supercopa, la que más dolió.

Una buena presentación en la Copa Libertadores de este año limpiar el paisaje. Que no está claro así Boca sea líder indiscutido en Argentina desde hace 462 días. Y la prensa de ese país publicó al unísono la intromisión de Daniel Angelici, presidente del club, en la práctica del pasado viernes del equipo xeneize. “Quedaron en la historia negra del club. No había venido porque si venía no sé quiénes se quedaban en el plantel. No me va a temblar la mano si tengo que echar a alguien”, las duras palabras que les habría dicho el dirigente a los jugadores.

Y uno de los máximos señalados fue Edwin Cardona, quien ocasionó la falta del penal de River en el primer gol. En el segundo tanto en contra, Nacho Fernández se lo llevó corriendo con mucha facilidad. Una actitud que la hinchada de Boca no perdonó. Su esposa publicó una foto en sus redes sociales apoyándolo tras la dura caída. Y el volante colombiano respondió: “Ojalá el mundo entendiera que somos seres humanos de carne y hueso como todo el mundo. Allá arriba hay un Dios que todo lo ve”.

Cardona y Frank Fabra no estuvieron en el empate 1-1 de Boca ante Atlético Tucumán por acumulación de tarjetas amarillas.. El cuadro xeneize empató el partido al minuto 91′ y sufrió más de la cuenta. Y Guillermo le hizo caso a la gente: puso a Tévez de enganche y a Wanchope Ávila de 9. El ’10’ tendrá que seguirse ganando a pulso su cupo en la nómina titular. El que sí está más consolidado que nunca es Wilmar Barrios, el pulmón del equipo.

Y River, en otra noche soñada de Ignacio Scocco venció 3-1 a Belgrano. Juan Fernando Quintero volvió a ser suplente e ingresó en la segunda parte. Tiene buenos chispazos, pero juega muy lejos del área. Y si no es cerca del arco rival, no marca la diferencia. Gallardo, DT del equipo, explicó hace unos días que al colombiano le falta jugar más en espacio reducido y también participar en la más en la ofensiva en el último cuarto de cancha. Una tarea complicada si lo siguen poniendo de interior y no en el frente de ataque.

Rafael Santos Borré volvió a ver todo el encuentro desde el banco. Tiene el panorama muy complicado si compite con hombres como Lucas Pratto, Rodrigo Mora, Ignacio Scocco y el Pity Martínez. Un proyecto a largo plazo del conjunto millonario.

Ir a la barra de herramientas