Publicado en: Mie, Mar 15th, 2017

LAS CRISIS INTERMINABLES

Por Edmundo López
Después de la matanza de pilotos y pasajeros, la muerte cruel de 40 jovencitas guatemaltecas y las graves lesiones, quemaduras y abusos contra el resto de adolescentes, se pone de manifiesto las graves crisis que vive este pequeño país; el Estado no es capaz de cumplir sus funciones básicas con eficiencia porque es un Estado autoritario, desmantelado y débil que carece de plena legitimidad; junto a un gobierno sin rumbo estratégico y notoriamente incompetente.
 Cuando la capacidad de ejercer un poder estatal a partir de la fuerza se agota, entonces es necesario la aceptación social del dominio para garantizar la acción estatal, y el estado carece de apoyo social para garantizar su ventaja comparativa: supuestamente la violencia regida por la ley; y la falta de legitimidad del estado está directamente vinculada a la imposibilidad histórica – en esta coyuntura – que la sociedad guatemalteca y sus élites mediocres puedan realmente construir un orden jurídico aceptado como un buen conjunto de reglas como para normar la convivencia entre particulares sin abusos y sin arbitrariedad.
Por el contrario la sociedad guatemalteca hace rato que ha sustituido el imperio de la ley por un abigarrado conjunto  de reglas informales y prácticas habituales en las que la utilización del estado se hace sobre la base de la negociación y compadrazgos y en torno a redes de influencia, clientelas políticas, y llana corrupción en los tres organismos del estado; es el anciano régimen que hay que sustituir por el aire fresco de la auténtica democracia, el  estado social y democrático de derecho plurinacional.
Ir a la barra de herramientas