Publicado en: Mie, Nov 22nd, 2017

NO A LAS PRÁCTICAS AJENAS A NUESTRA CULTURA

En los últimos días se ha visto en redes sociales un encendido debate sobre la despenalización del aborto en el país. Una de las impulsoras de este movimiento es la diputada por Convergencia, Sandra Morán, quien presentó una iniciativa de ley  que promueve una ley abortista en Guatemala.

Por otra parte, recientemente el Comisionado de la CICIG, Iván Velasquez Gómez, y el Procurador de los Derechos Human, Jordan Rodas Andrade, participaron en un acto que promovió los derechos de la comunidad LGTBI.

Nuestra opinión

La Constitución de la República defiende el derecho a la vida desde la concepción, por lo que cualquier práctica abortista constituye un delito que debe ser penado por la ley. Por otra parte, el Código Civil establece que el matrimonio es una institución social por la que un hombre y una mujer se unen legalmente.

Las propuestas de la diputada Morán, impulsadas por el Comisionado Velásquez, chocan de manera frontal con la cultura de nuestro país, el cual es mayoritariamente cristiano.  Cultural y espiritualmente los cambios que se tratan de implementar no encajan con la forma de ser de los guatemaltecos.

Ir a la barra de herramientas