Publicado en: Lun, Oct 6th, 2014

UNA JUEZA QUE NOS ABRE EL CAMINO A LA ESPERANZA

En las últimas semanas, con cólera y tristeza, hemos sido testigos de cómo las diferentes mafias se han apoderado de la Corte Suprema de Justicia y de las Salas de Apelaciones, al imponer la lista de magistrados que habían negociado previamente entre ellas. Pensamos que todo estaba consumado y ahogado bajo un enorme cúmulo de irregularidades cuando, en una forma inesperada, recibimos los guatemaltecos una vivificante ráfaga de aire fresco porque la doctora Claudia Lissette Escobar Mejía – quien había sido elegida junto a otros  125 magistrados para la sala quinta de apelaciones – denunció ayer  vicios en el proceso de elección y por ello renunció a su cargo.

Es claro que esta renuncia pone en duda la continuidad de la carrera de la Licenciada Escobar como jueza, y definitivamente con ella está asegurando el fin de su carrera judicial.  Ella había sido electa para un cargo por cinco años y ahora ha renunciado al puesto, al sueldo y a las posibilidades de seguir ascendiendo en el organismo Judicial.

La valiente y digna profesional  afirmó que la “falta de división de poderes es el primer elemento de una auténtica dictadura”, por lo que hizo un llamado de reflexión a “todos los jueces dignos” para que no permitan “el asalto a la justicia”.  También  solicitó  a la CC que resuelva los recursos pendientes y declare nula la elección para que esta se repita, debido a que es “un proceso perverso que convirtió el nombramiento de funcionarios en un botín político”.

La magistrada Claudia Escobar y las tres juezas, Ina Girón, Patricia Gámez y Ana Vilma Díaz, que la acompañaron y acuerparon en la rueda de prensa, nos están dando una lección de dignidad y es la luz al final del túnel. Esperamos con todo nuestro corazón que los demás jueces que aún tienen decencia también den un paso al frente y renuncien a sus cargos. También esperamos que los profesionales del derecho en los diferentes ámbitos hagan escuchar sus voces; por amor de Dios, no dejen a estas cuatro mujeres enfrentando solas a las mafias; digan “¡basta!” y únanse a la jueza Escobar.

La Licenciada Escobar pidió a la Procuraduría de Derechos Humanos  y al Ministerio Público que rápidamente actuaran en este caso. La PDH se tardó varias horas para decir que lo iba a estudiar y el MP exigió que la magistrada presentara pruebas de lo que dice, uniéndose así al coro del PP que también pide pruebas de las cochinadas que ellos hicieron, o a las Comisiones de Postulación y al partido Líder, que se desgarran las vestiduras y defienden el proceso que ellos retorcieron y enlodaron al extremo.

La magistrada Claudia Escobar Mejía nos confronta a todos con una lección de dignidad ciudadana y por eso le damos las GRACIAS.  GRACIAS POR RENUNCIAR A SER REELECTA y por declarar con valentía que este fue “un proceso perverso que convirtió el nombramiento de jueces en un botín político y que copa de gente indigna las cortes” ¡GRACIAS POR DARNOS ESPERANZA, Y POR PONER UN EJEMPLO A SEGUIR TANTO A LOS  MAYORES COMO A LOS JÓVENES QUE ESTÁN APRENDIENDO LO QUE ES HACER PATRIA HACIENDO LO CORRECTO.

Ir a la barra de herramientas