Publicado en: Dom, Ene 11th, 2015

Pérez Balladares dice que hay que investigar a Martinelli, el corruptor mayor

Panamá, 11 ene (EFE).- La Justicia de Panamá debe encaminar sus esfuerzos “hacia el corruptor mayor”, el expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), para desenmascarar la trama de irregularidades durante su mandato, incluida la violación de derechos fundamentales como el de la privacidad.
Así lo afirmó en una entrevista con Efe el exgobernante panameño Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), del histórico Partido Revolucionario Democrático (PRD), quien no dudó en tildar a la de Martinelli como la Administración “más corrupta de la historia de la República”.

“No hay un funcionario del Gobierno anterior que, de una forma u otra, no esté señalado”, dijo el líder histórico del PRD, organización que mantiene una alianza parlamentaria con el Partido Panameñista, del actual jefe del Estado, Juan Carlos Varela.9553996m

Una veintena de funcionarios del Gobierno de Martinelli han sido denunciados por el Ejecutivo de Varela, que cumplió seis meses en el poder el pasado 2 de enero, y ha pedido al sistema judicial que “los responsables de lesiones patrimoniales contra el Estado rindan cuentas y se proceda con la recuperación” de los fondos públicos.
Esta semana el Supremo pidió al Tribunal Electoral que levante el fuero penal electoral a 34 diputados reelegidos, 21 de ellos afectos a Martinelli, 8 del PRD y 5 del panameñismo, después de que un abogado los denunciara por supuesta corrupción en el manejo de más 400 millones de dólares en el quinquenio pasado.

Para Pérez Balladares, de 68 años, “es evidente que todo” lo relacionado con las supuestas irregularidades durante el Gobierno de Martinelli “llega a un tronco común, porque es casi imposible que el presidente de la República, con los niveles de información que tiene, no sepa lo que están haciendo sus ministros, sus directores y sus subalternos”.
“Pienso que el Gobierno o el Ministerio Público debe encaminar sus esfuerzos hacia el corruptor mayor, en vez de estar deshojando el árbol. Hay que ir directamente al tronco” que es, “por supuesto”, Martinelli, dijo Pérez Balladares.

Sentado en una butaca de su despacho en la capital panameña, el expresidente argumentó que “son solo la punta del témpano” los escándalos, por supuestas irregularidades en el manejo de millones de dólares y enriquecimiento ilícito, que involucran a dos exdirectores del gubernamental Programa Nacional de Ayuda (PAN) y a exministros como Lucy Molinar (Educación) y Guillermo Ferrufino (Desarrollo Social).
Están por ejemplo las “irregularidades impresionantes” en el Ministerio de Obras Públicas, como que costara más de 200 millones de dólares cada uno de los tres kilómetros de una expansión del paseo marítimo de la capital, conocido como la Cinta Costera, dijo Pérez Balladares

“¡Ni que hubiera sido de oro!”, expresó el exmandatario, y señaló como otro ejemplo de supuesta corrupción que el Ministerio de Salud construyera hospitales “en lugares donde ni siquiera llega la electricidad trifácica”.
Está además el “tema de las escuchas ilegales que se hizo durante el gobierno de Martinelli, de las cuales yo fui víctima, como muchísimas figuras públicas y privadas en este país”, resaltó.

Los “pinchazos” constituyeron “una violación de derechos humanos impresionante y razón suficiente para que se investigue a fondo” a Martinelli, líder del partido Cambio Democrático (CD-opositor), añadió.
La sociedad panameña “reclama” que las “investigaciones de todas las cosas que estamos suponiendo que pasaron, y que hay evidencia de que fue así, empiecen a tomar velocidad a partir de ahora”, cuando Varela ha completado su equipo de Gobierno, añadió Pérez Balladares.

El CD difundió esta semana un mensaje en el que señaló que Martinelli es blanco de “constantes ataques a través de temerarias y falsas denuncias, apoyadas por orquestadas campañas mediáticas”.
Pérez Balladares recordó que hace unos cinco años alertó sobre el gobierno de Martinelli, un acaudalado empresario con intereses en muchos ámbitos económicos de Panamá, y que el tiempo le dio “la razón”.
Dijo que esa alerta “supuso que desataran una persecución” en su contra, “cuyas consecuencias todavía” paga, en alusión a un caso de blanqueo de capitales por el que está imputado y cuya reactivación o archivo debe decidir la Corte Suprema de Justicia.

El caso se remonta a una investigación contra Pérez Balladares iniciada en 2010 porque supuestamente se benefició ilegalmente con millonarias transferencias por parte de una empresa de máquinas tragamonedas que recibió concesiones para operar durante su mandato.
“La Corte aún no falla después de haber ganado todas las instancias demostrando que no hice ninguna ilegalidad”.

Ir a la barra de herramientas