Publicado en: Mie, Ene 10th, 2018

IMPRESCINDIBLE NECESIDAD DE UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE

Por Elvira López

Guatemala vive en este momento de su historia la mayor crisis social, económica, política, jurídica, espiritual y moral; la crisis se está agudizando y se va volver mucho más grave frente a la incompetencia y corrupción del Presidente y su equipo asesor que se ha aleado totalmente con los sectores más retrógrados vinculados al crímen organizado a los poderes fácticos.

El Organismo Legislativo ha perdido totalmente, junto con el Ejecutivo, su legitimidad y representatividad, son producto de una trama espuria política electoral que los llevó al poder, estafaron a la parte del pueblo de Guatemala que fue a las urnas y votó por ellos pero, independientemente de ello, al no respetar la Constitución y trabajar en pro del bien común, apoyando el proceso irreversible contra la corrupción y la impunidad, han perdido por completo el apoyo popular y están desgobernando el país con una insignificante base social, sin ningún apoyo popular, totalmente deslegitimados y dispuestos sobre la base de entendimientos con el depuesto régimen de Pérez Molina y la señora Baldetti, alianzas con el crímen organizado y apoyándose en un sector militar descalificado que ha afectado el necesario proceso de profesionalización del Ejército, apoderándose de los puestos claves de la cúpula militar, sin que se seleccionara a los mejores representantes del generalato y posteriormente para tener el control de las brigadas militares ascendidas a generales, a coroneles que no son los aptos y calificados de la institución armada. Lo que viola la Constitución y la Ley Constitutiva del Ejército.

El organismo judicial, integrado por una Corte Suprema de Justicia que en gran medida fue producto de una comisión de postulación en la que jugó un papel decisivo la corrupta ex vicepresidenta Roxana Baldetti, el ex presidente de la junta directiva del IGSS, Juan de Dios de la Cruz Rodríguez, privado de libertad por corrupción y el delincuente de cuello blanco Gustavo Herrera Castillo.

Se viene dando pues, dentro del contexto de la grave crisis del país y la determinación del presidente Morales Cabrera y la mayoría de corruptos diputados del congreso, en estrecha alianza con un sector de universidades de garaje y decanos de facultades de derecho, en contubernio con los poderes fácticos del país, una pérdida total de legitimidad y representatividad de los poderes del Estado. Una manifiesta crisis del Estado que está conduciendo al país hacia el Estado fallido, la desestructuración total del incipiente, frágil y formalista estado de derecho.

Frente a un panorama de esa naturaleza se hace imprescindible la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente sobre la base de grandes consensos populares y nacionales para consolidar la democracia y abrir paso a la constitución de un auténtico estado de derecho que emprenda la reforma democrática de los aparatos e instituciones que componen el Estado y asegurar el desarrollo económico y de instaurar un capitalismo democrático, capaz de impedir la vuelta a nuevas experiencias dictatoriales y de llevar al país hacia una democracia constitucional con metas de progreso social.

Ir a la barra de herramientas