Publicado en: Mie, Ago 8th, 2018

Qué es el “ojo silencioso”, el fenómeno que diferencia a los mejores atletas del resto (y cómo puede servir para la vida)

Si alguien sabe cómo lograr una victoria estando al borde del precipicio de la derrota esa persona es Serena Williams.

Lo ha hecho una y otra vez en su carrera, salvando juegos que tenía prácticamente perdidos, con bolas de partido en contra y rivales preparadas para dar la estocada final.

Ocurrió contra la belga Kim Clijsters en 2003 en las semifinales del Abierto de Australia, repitió en el mismo escenario en 2005, en Wimbledon en 2009 y en el Abierto de China en 2014.

Fue en situaciones de presión extrema cuando Williams marcó la diferencia y en lugar de aceptar el esperado desenlace lo que hizo fue agudizar su concentración.

DJ StephensDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionPara los atletas el tiempo parece detenerse, permitiéndoles entrar como en un trance en el que su cuerpo simplemente fluye.

Un estado en el que ocurre una variedad de procesos mentales que definen que una atleta como la tenista estadounidense se destaque sobre el resto, según logró identificar recientemente un grupo de psicólogos y neurocientíficos.

Siendo el más intrigante de todos el fenómeno que denominaron “ojo silencioso”, que se trata de una especie de aumento en la percepción visual que permite a los deportistas eliminar cualquier distracción al tiempo que preparan su siguiente movimiento.

Tiempo detenido

Lo que más le llama la atención a los científicos es que este fenómeno aparece principalmente en situación de estrés, evitando que el deportista se “congele” en momentos de máxima presión.

Este proceso mental no solo afecta a los deportistas y ese mismo nivel de concentración es el que ayuda a los cirujanos durante las intervenciones quirúrgicas y está atrayendo interés de otros sectores como el militar.

DoctorDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl “ojo silencioso” puede ayudar a los cirujanos en su trabajo.

No se descarta que su efecto sea aún más amplio.

“Hay una pequeña ventana de oportunidad para que el sistema motor (del sistema nervioso central) reciba la información de los ojos”, explicó Sam Vine, de la Universidad de Exeter.

“Y los especialistas han encontrado una mejor forma de optimizar esa ventana y mantenerla abierta, lo que que ayuda a que sus movimientos sean realmente precisos y exactos”.

Territorios inexplorados

El concepto del ojo silencioso se origina a raíz de la experiencia personal de la kinesióloga Joan Vickers.

Cuando era estudiante de ciencia del deporte, y atleta aficionada al mismo tiempo, Vickers siempre estuvo interesada en cómo el talento natural de una persona puede variar tanto de un día a otro.

En una ocasión, jugando para su equipo de baloncesto universitario, Vickers logró anotar 27 puntos en tan solo la primera mitad de un partido. En otro momento, participó en una fabulosa racha de victorias formando parte del equipo de voleibol.

Minjee Lee de AustraliaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl deporte que inspiró el estudio original en el que se identificó el “ojo silencioso” fue el golf.

Ambos casos terminaron por ser hechos aislados, su toque mágico desapareció al día siguiente.

“Fue algo que se quedó en mi cabeza, cómo podía haber logrado eso. Físicamente no había cambiado”, explicó.Pero por otro lado, se preguntó por qué los deportistas de élite que ella admiraba tanto no solo eran tan buenos sino que también eran tan consistentes.

Vickers comenzó a sospechar mientras realizaba un trabajo para la Universidad de British Columbia que el secreto radicaba en la manera que los deportistas profesionales ven el mundo.

OjoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUna fijación de la mirada más prolongada permite al atleta abstraerse de todo lo que lo rodea excepto de la tarea que tiene enfrente.

Logró convencer a un grupo de golfistas profesionales para analizar el movimiento de sus ojos en el momento que realizaban el put decisivo.

Allí encontró una correlación que le intrigó: cuanto mejor era el jugador (según su hándicap) podía mantener durante más tiempo y de manera más estable la mirada en la bola antes y durante su movimiento para golpearla.

La recomendación general de que se debe mantener “la mirada en la bola” es conocida, pero el hallazgo de Vickers sugiere que la fijación y la duración pueden estar relacionadas con una manera de cuantificar el éxito deportivo.

Cámara lenta

Eso permitiría al atleta de élite activar un procesamiento mental más rápido que a la vez le hace ver la acción de una forma más pausada, como si fuera capaz de pensar en cámara lenta en el momento crucial.

El “ojo silencioso” ha sido identificado en muchos otros deportes, incluyendo elbaloncesto, voleibol, fútbol, tenis, tiro con arco y hockey sobre hielo, aunque se adapta dependiendo de las característica de cada uno de ellos.

Serena Williams, tenista estadounidenseDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos atletas de élite pueden tener hasta un 62% más de fijación de la mirada que el resto de las personas.

En conjunto, los atletas de élite lograron mantener la fijación de la mirada un 62% más de tiempo que los deportistas aficionados.

Otro aspecto abordado por Vickers fue la variación que presentaron los propios atletas profesionales en sus mediciones, lo que se reflejó directamente en el rendimiento. Eso reforzó la teoría de su influencia en el proceso mental.

Según Camilo Sáenz-Moncaleano, psicólogo de alto rendimiento, el problema es que la mayoría de los atletas no fijan su mirada conscientemente, sino que para ellos se trata de un talento natural.

“No conocen el nombre de este concepto, pero saben cómo hacerlo”, explicó.

Lo que tampoco saben es que se trata de algo que se puede enseñar.

Entrenamiento del “ojo silencioso”

En una de sus primeras pruebas, Vickers sometió a un equipo de baloncesto universitario a un dispositivo en los ojos para monitorear su mirada y que así los jugadores fueran conscientes de lo que hacían mientras lanzaban tiros libres.

Su rendimiento mejoró un 22% en el transcurso de dos temporadas, comparado con el 8% que registró un grupo de control. Al final del segundo año su efectividad fue incluso más alta que el promedio de la NBA.

Victor OladipoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEste fenómeno parece particularmente importante en momentos de presión extrema.

Un resultado similar ocurrió en el rendimiento de deportistas profesionales y aficionados, incluyendo equipos nacionales de voleibol y miembros del equipo olímpico de tiro.

Recientemente, un análisis estadístico confirmó que el “ojo silencioso” produce un efecto consistente y, en 2017, la Revista Europea de Ciencia Deportiva dedicó un número a explorar el fenómeno.

Para la vida

A raíz de estos resultados, los científicos ya han comenzado a considerar su implementación en otros aspectos de la vida diaria, lejos del ámbito deportivo.

El estudio de la Universidad de Exeter, por ejemplo, halló que el entrenamiento del “ojo silencioso” puede ayudar a niños con problemas de coordinación a mejorar sus habilidades físicas y puede mejorar el rendimiento de personas sometidas a situaciones de extrema presión.

Harry KaneDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa mayoría de los profesionales no son conscientes del “ojo silencioso”, simplemente saben cómo hacerlo, aunque se trata de algo que se puede entrenar.

Conscientes de que el entrenamiento se basa en un proceso que requiere un equipamiento costoso para monitorear la fijación de la mirada, los científicos saben que por ahora es un beneficio que no está al alcance de todo el mundo.

Pero Sáenz-Moncaleano no descarta que tomando en cuenta la rapidez con la que avanza la tecnología se pueda desarrollar un sistema que sea más accesible.

Por el momento los científicos tienen como objetivo profundizar en su entendimiento teórico del fenómeno, que todavía se mantiene de alguna forma borroso.

Eso se debe a las dificultades prácticas de analizar lo que ocurre en el cerebro mientras se lleva a cabo la práctica deportiva.

Todo fluye

En lo que sí coinciden es que el “ojo silencioso” se trata de una fase en la que se “recolecta toda la información del objeto en cuestión” para luego “poder producir la mejor respuesta motora”, explicó Sáenz-Moncaleano.

Un efecto-respuesta que se intensifica en situaciones de gran riesgo y que permite a la persona entrar en la llamada “zona”, que se trata de una especie de trance en el que el individuo percibe una sensación de máxima concentración en la que la mente se aísla de todo excepto de la tarea que tiene enfrente.

Serena WilliamsDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa menor de las hermanas Williams asegura que es en los momentos más difíciles cuando logra relajarse más.

Sam Vine, de la Universidad de Exeter, apunta que si bien hay que tener cuidado con darle demasiada importancia al “ojo silencioso”, ya que hay muchos otros factores que contribuyen a entender a los genios del deporte, no se puede ignorar su presencia.

En especial cuando son los mismos atletas los que describen esos momentos de máxima concentración.

“He ganado muchos partidos -probablemente todos mis Grand Slams- por lo que está arriba, nada más”, le dijo Serena Williams a la prestigiosa revista estadounidense Sports Illustrated en 2015, haciendo referencia a la tranquilidad que siente en los partidos.

Si estás por detrás en un partido, es muy importante relajarte, y eso es lo que hago. Si estoy por debajo es cuando más relajada estoy”, agregó.

“Solo me concentro en un punto a la vez… ese solo punto, y luego el otro, y luego el siguiente”.

Ir a la barra de herramientas