Publicado en: Lun, May 28th, 2018

Senador de Utah señala a la CICIG de querer cooptar la justicia guatemalteca

Como estadounidenses, amamos nuestra libertad. Nos encanta el hecho de que nadie de afuera de nuestro país, pueda decirnos qué hacer o cómo hacerlo. Lamentablemente, otros países no tienen tanta suerte. Guatemala, por ejemplo, ha sido atacada recientemente por entidades internacionales que buscan cooptar al sistema de justicia penal guatemalteco.

(Por Mike Lee/Senador Utah)

Todo comenzó con las mejores intenciones. Las Naciones Unidas (U.N.) y el Gobierno de Guatemala firmaron un acuerdo para la creación de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG, como se la conoce por sus siglas en español). Ratificado por el Congreso de la República de Guatemala el 1 de agosto de 2007, la CICIG se creó como un organismo internacional independiente cuyo propósito era apoyar al ministerio público, la policía nacional, la sociedad civil y otras instituciones estatales tanto en la investigación de delitos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad ilegales y aparatos de seguridad clandestinos. Todas las actividades tenían por objeto fortalecer el sistema de justicia penal de Guatemala.

Sin embargo, después de más de diez años de operación, la CICIG ha ido más allá de este mandato. La CICIG persigue en repetidas ocasiones a personas con fines políticos,  logra condenas infladas por  delitos menores. Su metodología es inestable, a veces carecen de la documentación adecuada o evidencia para presentar casos. A la Comisión  se le conoce por politizar el sistema de justicia en Guatemala, no solucionarlo. Y esto se ha convertido en un problema que la Embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, suplicó a la CICIG que “no esté en el periódico todos los días” en su visita a principios de este año.

Considere a la familia Bitkov que huyó de la persecución en Rusia y se convirtió en las desafortunadas víctimas de un grupo criminal en Guatemala que estaba vendiendo documentos de identidad falsos. Lo que una vez comenzó como un caso interno que involucraba a funcionarios guatemaltecos que presuntamente colaboraban en la falsificación de pasaportes y documentos de inmigración fue secuestrado por la CICIG que juzgó a la familia junto con los delincuentes que les vendieron los documentos y fueron condenados por jueces de la CICIG.

Sospechando la influencia rusa en la CICIG, el gobierno de los Estados Unidos llevó el caso ante la Comisión de Helsinki, el contingente del Gobierno de los Estados Unidos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que celebró una audiencia sobre el asunto el 27 de abril.

Debemos apoyar al presidente Morales en un momento crítico cuando los líderes de Venezuela y Cuba buscan desestabilizar la región y su nación. Los EE. UU. Pueden ser esa entidad estabilizadora, pero no otorgando los $ 44.5 millones en fondos que el Departamento de Estado ha enviado a la CICIG desde su inicio. Debemos trabajar para apoyar los sistemas de gobierno guatemaltecos y priorizar la cooperación en temas de comercio, migración y tráfico.

Por eso me uní a mis colegas para firmar una carta a los presidentes de los Comités de Apropiaciones y Relaciones Exteriores el 4 de mayo, solicitando al Departamento de Estado que retenga los $ 6 millones de fondos del FY17 destinados a la CICIG.

A partir de ahora, estoy agradecido de que la solicitud se haya realizado y se mantenga. Estados Unidos debería alentar la soberanía de sus vecinos, no socavarla mediante la búsqueda de gobiernos paralelos internacionales. La gente de cada nación tiene la capacidad de gobernar y saber qué es lo mejor para ellos.

LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN

https://www.lee.senate.gov/public/index.cfm/2018/5/protecting-sovereignty-for-the-people-of-guatemala#.WwmOw2sPZMY.twitter

Ir a la barra de herramientas