Publicado en: Mie, May 25th, 2016

Serrano Elías: “El pueblo me apoyó, pero los dueños de la Guayaba fueron más astutos”

Hace 23 años, Jorge Serrano Elías dejaba el país luego que no pudo seguir con su plan de disolver  El congreso de la República y La Corte Suprema de Justicia  que las califica como instituciones que se convirtieron en cuevas de pícaros.

El 25 de mayo de 1993 ha recibido distintos calificativos: Serranazo, auto golpe, golpe, rompimiento del orden constitucional, acciones de un aprendiz de dictador. Pero para Jorge Serrano Elías, lo de ese día fue un intento de depuración.

Ex presidente usted quiso depurar al congreso y la corte suprema de justicia en aquel entonces, ¿Por qué no lo logró?

Había un deterioro del sistema judicial. Nosotros perseguíamos a los contrabandistas, los localizábamos y los poníamos a disposición de los tribunales  pero más nos tardábamos nosotros en hacerlo que los jueces los dejaran libres. El congreso era un mercado donde las resoluciones se vendían. El pueblo estaba consciente de eso, el pueblo me apoyó pero naturalmente fueron más astutos los dueños de la Guayaba. Ellos hicieron sus coaliciones y lograron meter al país donde lo tienen actualmente, en un estado casi fallido, con los incrementos casi brutales de los índices de pobreza  sin ningún desarrollo humano. Somos el único país que no cumple sus metas del milenio. Somos uno de los países más violentos y uno en donde más reinan altos índices de impunidad. Que el pueblo de Guatemala juzgue si yo tenía o no tenía razón cuando quise hacer la reforma hace 23 años.

Usted en su libro la Guayaba Tiene Dueño, habla de la coalición que hicieron los empresarios Dionisio  Gutiérrez y Leonel Toriello, junto con el ex presidente Otto Pérez Molina (en aquel entonces ex jefe de inteligencia militar) para no dejar que usted llevara a cabo lo que llama una depuración

Ellos no se juntaron por eso. Ellos ya tenían meses de estar conspirando. Yo recibí informes que Pérez Molina estaba invitando a una serie de personajes oscuros de la historia del país a dar charlas a la dirección de inteligencia militar para ir preparando a los oficiales de experiencia. Él ya lo tenía en mente. Pérez Molina recibió plata de esta gente para poder articular el golpe. Cuando se dieron cuenta que yo me les adelanté con la depuración se desesperaron porque lo siguiente que venía era la depuración de algunas  estructuras militares inmersas en todo el sistema de corrupción.

Ex presidente, ¿no se arrepiente de haber intentado lo que intentó el 25 de mayo del 93?

Nunca me he arrepentido. Incluso yo no creo que yo hubiera terminado mi gobierno porque ellos ya estaban conspirando contra mí. Estaban desesperados porque yo estaba ganando espacio en la conciencia popular. Para ellos yo ya me había constituido en un problema y querían quitarme de enfrente.

¿Por qué quiere regresar a Guatemala?

Yo no he dejado de ser guatemalteco. Amo a mi país y tengo nostalgia por él, no es cierto lo del exilio dorado. El día que alguien quiera probar un exilio dorado yo se lo patrocino para que miren lo duro que es. Eso es en la parte sentimental. Pero a mí lo que me da coraje es lo que han hecho con mi país. Un país que lo han secuestrado. No tolero la pobreza, me choca la pobreza. Es un país  rico pero explotado.

Ir a la barra de herramientas