Publicado en: Dom, Ago 10th, 2014

SI NO LO PIENSO, LA REFUNDACIÓN DEL ESTADO NO ES POSIBLE

Lo pienso porque me ha llegado a la mente que algo tenemos que hacer y que por algo tenemos que empezar.

No conozco a los inmigrantes que toman la decisión, y tienen la osadía y la valentía de querer llegar a los Estados Unidos de América para buscar un cambio de vida personal y familiar, lo que si sé es que son guatemaltecos que están hartos de vivir en la pobreza, la corrupción, la incapacidad y el engaño en su país. Por lo que veo y escucho en los medios de comunicación, se me eriza la piel solo de pensar las calamidades por las que pasan.

Acepto que me digan que sentado, escribiendo en la tranquilidad de mi hogar, no comprenda lo que ellos están viviendo por allá con hambre y sed, cruzando el desierto. Pero no me puedo quedar callado y decir lo mismo de nuestro presidente y su séquito, porque él está bien informado – en realidad todos sabemos lo que les pasa día a día a los connacionales en esa larga travesía.

Este y otros males se están dando en nuestra Guatemala de la eterna primavera. Y los guatemaltecos, bien gracias, no hay reacción ante el caos al que estamos llegando a una velocidad vertiginosa; ni cuenta se dan de lo que es la democracia y se vale que les recuerde que es el “predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”.

En la democracia se puede pensar – es muy fácil – y en la Guatemala de ahora se ha dejado de hacer. ¿Cómo es posible que si todos queremos bienestar, seguridad, justicia, etcétera, esto no sea posible?

Entonces hay que pensar; si no se piensa, todo lo que anhelamos no es posible. Desde luego en Guatemala no tenemos democracia sino dictadura y esta no deja pensar al pueblo, entonces la gente para pelear contra ella y para defenderse, piensa y piensa.

Necesitamos pensar en la refundación de nuestra nación, y es que debemos pensar en lo que es refundar: “acción y efecto de transformar radicalmente los principios ideológicos de una sociedad o de una institución para adaptarlos a los nuevos tiempos, o a otros fines”.   Este es el momento en el que debemos pensar en la refundación de Guatemala, es el momento – para todos los guatemaltecos – de pensar en ese sentir que se respira en todos los ámbitos del país: el deseo de tener una patria digna en donde podamos desarrollar todas las ilusiones y sueños que tenemos. Guatemalteco tienes la respuesta.

Ir a la barra de herramientas