Publicado en: Vie, Ene 8th, 2016

Sony y Fujifilm estarían interesadas en adquirir filial de equipos médicos de Toshiba

428678315_c023482bf1_zLos gigantes nipones Sony y Fujifilm están interesados en adquirir una filial de equipos médicos de Toshiba, y podrían sumarse a la puja por la misma que comenzará en febrero y en la que se prevé que participen numerosos grupos internacionales.


Toshiba, inmersa en una profunda reestructuración a raíz de un escándalo contable, planea vender al menos un 51 por ciento de las acciones de su unidad de equipamiento de diagnóstico por imagen para hospitales, Toshiba Medical Systems, actualmente una subsidiaria de su propiedad, informó  el diario económico Nikkei.

Entre los potenciales compradores de la filial se encuentran el fondo de inversión Kohlberg Kravis Roberts, los fabricantes tecnológicos japoneses Hitachi y Canon, la unidad GE Healthcare de la estadounidense General Electric y el grupo surcoreano Samsung, detalló en diario nipón.

Toshiba comenzará la próxima semana los preparativos para la subasta, que estará compuesta por una primera ronda de ofertas que tendrá lugar en febrero y una segunda ronda entre dos o tres candidatos, antes de decantarse por un comprador en marzo.


Toshiba Medical Systems lidera el sector del equipamiento para realizar tomografías computerizadas y otros productos de diagnóstico por imagen, y ocupa el cuarto lugar a nivel mundial con una cuota de mercado del 10 por ciento.

Su valor se estima en unos 500.000 millones de yenes (3,92 millones de euros/4,24 millones de dólares).

La subasta de Toshiba Medical Systems forma parte de las medidas que el gigante japonés, afectado por un escándalo contable, está llevando a cabo para sanear sus cuentas.


La compañía con sede en Tokio se encuentra inmersa en una profunda crisis después de que en febrero del pasado año se destapara un grave fraude contable por el que la empresa sobrestimó entre 2007 y 2014 sus ingresos por ventas en 224.800 millones de yenes (1.706 millones de euros).

La compañía también infló su resultado operativo en 155.200 millones de yenes (1.178 millones de euros), lo que supone uno de los mayores escándalos financieros en Japón de los últimos años que la ha valido cuantiosas multas y numerosas demandas.

Toshiba prevé además registrar unas pérdidas récord de 550.000 millones de yenes (4.175 millones de euros) al término del ejercicio fiscal de 2015, que en Japón concluye el próximo 31 de marzo.

Colaboración EFE.

 

Ir a la barra de herramientas