Publicado en: Jue, Feb 9th, 2017

SUFICIENTE DAÑO LE HAN HECHO A LA JUSTICIA Y A LA INSTITUCIONALIDAD DEL PAÍS

Guatemala sigue sin Presidente del Organismo Judicial. La justicia está detenida y mucha gente espera en vano a que esta se aplique en sus casos, con el consecuente dolor que la negación o el retraso de la misma les trae a sus vidas y a sus familias.

Desde diciembre, luego de los convivios, la justicia se fue de vacaciones. Y apenas regresaron los jueces y magistrados a retomar su tan indispensable trabajo, la Corte de Constitucionalidad desconoció, por un tecnicismo, la elección de la magistrada Valdés como presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

Como consecuencia, ahora los guatemaltecos somos testigos de una tragicomedia de mala muerte, en la que el Organismo Judicial vive una crisis de legitimidad tremenda, y todo por algo sin trascendencia. Es increíble que sigamos perdiendo el tiempo con un costo tan horrorosamente alto para los ciudadanos.

Por si fuera poco, ayer, en medio de otro de los escándalos a los que ya nos hemos acostumbrado en nuestro país tan lleno de absurdos, abusos y corrupción, fue capturada Blanca Stalling una de las magistradas que forma parte de la Corte. Ella estaba supuesta a votar junto a sus doce compañeros magistrados para elegir al Presidente de la misma, lo que vino a complicar las cosas. Después de diez rondas, los doce magistrados no se han puesto de acuerdo.

¿Hasta cuándo van a seguir provocando dolor en el pueblo al que están supuestos a servir? Urge tener Presidente en el Organismo Judicial – ni más ni menos uno de los tres poderes del Estado. Señores magistrados, suficiente daño le han hecho ya, de mala fe o simplemente por falta de valor, a la institucionalidad del país y a los legítimos anhelos de todo un pueblo.

Ir a la barra de herramientas