Publicado en: Sab, Mar 5th, 2016

Unas 44 especies de aves acuáticas regresan a su santuario en Centroamérica

San José, 5 mar (EFE).- Unas 44 especies de aves acuáticas regresaron al Parque Nacional Palo Verde, luego de la recuperación de 216 hectáreas de humedales que estaban siendo afectadas por plantas invasoras.

El monitoreo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) señala el regreso de al menos 44 especies, así como el avistamiento diario de más de 24.000 pájaros acuáticos como cercetas azules, piche caretos, cigüeñones y jabirús.

Palo Verde tiene como principal atractivo sus humedales, ya que de sus 19.800 hectáreas, 9.700 corresponden a estos, donde cada año se dan cita miles de aves acuáticas migratorias y locales.

Según explicó a Acan-Efe el gerente de Áreas de Silvestres Protegidas del Área de Conservación Arenal-Tempisque, Celso Alvarado, la planta invasora “Typha” había consumido tantas hectáreas que las aves ya no llegaban al parque nacional porque no tenían un ecosistema óptimo para su reproducción y alimentación, lo que las obligaba a emigrar hacia otros países. 11555385m

La “Typha” se reproduce velozmente dentro de los humedales y cierra sus pequeñas lagunas, llamadas espejos de agua.

Los trabajos de extracción de esta planta iniciaron en el año 2012 en conjunto con la Asociación Costa Rica por Siempre y con la campaña “Salvemos Palo Verde” que impulsa la recuperación de cientos de hectáreas que conforman los humedales.

“Desde hace varios años hemos notado que la población de aves migratorias ha venido bajando, pero con esta restauración y al abrir los espejos de agua tenemos el regreso de muchas especies”, afirmó Alvarado.

Estas aves migratorias aprovechan el invierno de América del Norte y buscan refugio en lugares más cálidos desde el mes de noviembre hasta abril, dándose en Costa Rica la mayor concentración de aves en Centroamérica.

“Este esfuerzo ha hecho posible la recuperación de 216 hectáreas, sin embargo, sabemos que todavía tenemos mucho más trabajo por hacer como brindar mejores condiciones al parque en accesibilidad y conservación del lugar”, explicó a Acan-Efe la directora de la Asociación Costa Rica por Siempre, Zdenka Piskulich.

La experta añadió que la meta es alcanzar las 3.000 hectáreas.

La campaña “Salvemos Palo Verde” ha permitido la compra de maquinaria como dos tractores para extracción de la “Typha”, así como la construcción de un cobertizo para protegerlos.

Según las autoridades, los fondos recaudados por medio de mensajes de texto permitieron la compra del equipo. Ahora realizan un mantenimiento oportuno y continúan con labores limpieza de los humedales.

Palo Verde está constituido por más de 280 especies de aves entre migratorias y residentes, algunas en vías de extinción o con poblaciones muy reducidas como la lapa roja, el pavón, el toledo, el jabirú o galán sin ventura, halcones, patos, garzas, entre otros.

Además, el parque nacional cuenta con 750 especies de plantas, entre las que destacan cinco especies de mangle, de las seis en total que tiene Costa Rica. También se pueden observar sapos, ranas, cocodrilos, iguanas, serpientes, venados, pumas, tepezcuintles, entre otros.

El Parque Nacional Palo Verde Palo posee uno de los tres últimos remanentes de bosque tropical seco de Mesoamérica y protege 76 especies de mamíferos, 56 de anfibios y reptiles, así como 410 especies de hongos y 750 de plantas.

La importancia del parque radica en que tiene bajo protección la Isla de Pájaros, donde se da la mayor concentración de especies de aves acuáticas de Centroamérica.

Además, desde 1991 es un “Sitio Ramsar” de protección internacional, lo que ha permitido la intervención de los humedales y la apertura de más de 500 hectáreas de laguna.

La “Typha” fue catalogada como un problema ecológico en el año 1986.

Ir a la barra de herramientas