Publicado en: Vie, Abr 20th, 2018

¡VAYA CINISMO EL DE LOS DUEÑOS DE LA GUAYABA!

Con una sonrisa en los labios, vistiendo saco y sin corbata – para transmitir mediáticamente una sensación de familiaridad y relajamiento, y dar la idea de que “todo está bien” – las cabezas de los grupos empresariales más poderosos del país pidieron disculpas por haber financiado ilícitamente al partido FCN. Dijeron que lo que hicieron fue buscando el “desarrollo, progreso y bienestar” de Guatemala.
Nuestra Opinion
Indigna la actitud cínica de Felipe Bosch, Guillermo Castillo, Herbet González, Estefan Olivero, Salvador Paiz, José Miguel Torrebiarte y Fraterno Vila, quienes se disculparon diciendo “reconocemos con humildad que, sin saberlo, se pudo haber cometido un error”. ¡Cómo es posible que digan que no sabían lo que estaban haciendo! No se trata de niños de Primera Comunión, son empresarios de altos vuelos y mucho colmillo.
Lo que Guatemala necesita es justicia verdadera. Estos empresarios deben ser juzgados y castigados drásticamente, tal como sucedió con aquellos que se robaron una gallina o la limosna de una iglesia. Lo que el país necesita es que ahora la CICIG demuestre que la corrupción no se negocia a cambio de favores políticos para Iván Velasquez.
Sobre todo, estos hombres de empresa deberían reconocer y pedir perdón por el daño que han hecho al no pagar impuestos, por los desvíos de los ríos y el mal uso de la naturaleza y por sacar a sus cuentas afuera del país el dinero producto de sus negocios. Esta clase empresarial, máxima expresión del egoísmo de unas pocas personas, debería empezar a resarcirle al país, que no es solo de ellos sino de todos los guatemaltecos.

Ir a la barra de herramientas