Publicado en: Dom, Mar 23rd, 2014

VENEZUELA DEBE ENCONTRARSE A SI MISMA POR MEDIO DEL DIÁLOGO

Venezuela es un país seriamente dividido. Lo que se vive no es únicamente un clima de polarización sino una guerra ideológica; la historia de Venezuela está llena de violencia y existe un riesgo latente de que estos episodios la lleven a  una guerra civil.

Ayer mismo, el gobierno venezolano impuso su ascendencia en la OEA, al orientar el voto de los países del ALBA y los estados del Caribe para que estos evitaran que la diputada opositora María Corina Machado interviniera ante el Consejo Permanente. Primero usó sus votos para lograr que la sesión se llevara a cabo a puerta cerrada y luego, por medio de – dicho en buen chapín – guizachadas, evitó que Machado hablara, en la parte correspondiente a Otros Asuntos, en el turno final. De esta forma la disidencia venezolana no pudo participar en el “partido” ni mucho menos, anotarse un tanto.

Por su lado, aunque la OEA impidió que la imagen de Machado denunciando al Gobierno de Maduro se difundiera, la diputada aprovechó la oportunidad que esta situación le brindaba para hablar de la complicada realidad que viven los venezolanos.

La profunda división entre las dos Venezuelas y la polarización parecen no tener fin. Chavez fue una barrera que evitó el desborde total, sin embargo su sucesor, el Presidente Nicolás Maduro carece de su carisma y habilidades políticas y esto ha hecho más ancha la brecha.

Venezuela no necesita romper la institucionalidad del estado, tampoco palabras huecas que incitan al odio. Venezuela no necesita que se reviertan las políticas de promoción social ni que caiga el gobierno; definitivamente no necesita un golpe de Estado ni una guerra civil. Lo que necesita es que gobierno y opositores inicien un diálogo sano y conciliador. Y al igual que cuando dos personas individuales o grupos empresariales tienen diferencias muy grandes, necesitan de consejeros o árbitros; es necesario un foro adecuado en el cual puedan ambas partes expresar sus ideas y buscar alguna forma de llegar a un consenso por medio de un diálogo abierto y claro.

 

Ir a la barra de herramientas